¿Votar? ¿A quién votar?

1
44

 De aquí al 20 de noviembre fecha designada por el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, para celebrar elecciones generales, a los ciudadanos españoles se nos plantea la cuestión de a quién votar. Por lo que vamos leyendo y escuchando a través de los medios de comunicación, vamos a disponer de una amplia gama de candidatos. Al parecer la Iglesia española, va a tomar parte en dichos comicios, siempre lo ha hecho, pero parece ser que en esta ocasión lo va a hacer de forma más directa. Se va a implicar más y nos está adelantando lo que será su oferta electoral, en especial para solucionar lo de esta maldita crisis que nos corroe en lo más profundo: En nuestros bolsillos.

A tal efecto el cardenal Antonio Cañizares, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, me gustaría ver su tarjeta de visita para comprobar cómo se las han apañado en la imprenta para que quepa todo en un trozo de cartulina tan pequeño, a lo mejor es un conjunto de cartulinas en forma de fuelle, el cardenal considera que la solución es “una nueva evangelización” que nos saque de la “quiebra moral”. Es decir, “resetearnos” a todos para recuperar íntegramente lo que pueda quedar de bueno en nosotros tanto en lo que se refiere a la parte moral como a  la espiritual. Su eminencia, refiriéndose  a los males que afectan a Europa y a los Estados Unidos, ha mostrado su creencia de que el problema principal “no es  económico”, sino que vivimos como “si Dios no existiera”. Su opinión es la de que más que una crisis económica, de lo que se trata es de “una crisis del hombre”, por lo visto el prelado no sabe que esta crisis afecta también a las mujeres, aunque, no sé por qué no lo matiza, será por aquello de que la Iglesia siempre se refiere al hombre como único humano en la tierra. Será por aquello de la costilla. El cardenal ha calificado la próxima visita del Papa como un “acontecimiento de gran esperanza” en medio de esta crisis de fe. Por eso no se repara en los gastos, 50 millones de euros, que va a ocasionar la visita del Santo Padre ya que la Iglesia tiene claro que la crisis no es económica sino de falta de valores morales y espirituales. Aunque observo una ausencia de moral en gastarse tanto dinero dados los tiempos que corren. La verdad es que no sé hasta qué punto esta especie de “oferta electoral” puede calar en los votantes. A la conclusión que yo llego es  a la de que no se si la Iglesia nos puede sacar de la pobreza moral y espiritual pero lo que si tengo muy claro es que de la pobreza económica no.

En el mismo orden de cosas hay que señalar también que son poco estimulantes las “ofertas”, “promesas” y declaración de intenciones que nos están haciendo. Rajoy nos dice que si consigue finalmente llegar a la Moncloa, si no llega en esta ocasión ya es para pegarse un tiro, se rodeará de los “más competentes” y con personas que tengan “experiencia” de Gobierno, se está refiriendo a exministros de Aznar, sí, a aquellos que nos metieron en el “progreso” y el “crecimiento” económico de España con el fiasco de los ladrillos. Aquello solo puso de manifiesto una cosa: Que Aznar y sus ministros tenían un cerebro de tierra arcillosa. Por lo visto Rajoy quiere seguir potenciando la “industria del ladrillo”. Yo creo que en este momento la mayor reserva de viviendas que se pueda dar en el mundo la tenemos aquí, en España. Por lo que se ve a Rajoy le parecen pocas. En fin, esto hace que nos preguntemos aquello de: ¿Votar? ¿A quién votar? Esa es la cuestión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here