Democracia laica ya

3
53

Todo está a punto, de todo el mundo han llegado miles de jóvenes de los cinco continentes para disfrutar en primicia de la visita del Papa. Dentro de poco R(n)atzinger se dará un baño de masas en condiciones, todo sea para acercar la jerarquía católica a la juventud y dar una imagen “actual” y “moderna” del Papa. Un evento multimillonario subvencionado por el dinero de todos y disfrutado por unos pocos tendrá lugar en Madrid dentro de muy poco.

Y es que la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) se presenta como el Parque Temático del catolicismo del siglo XXI. Miles de jóvenes serán acogidos por familias españolas o alojados en colegios públicos, disfrutarán de grandes descuentos en el transporte público y se les facilitará alimentación en todo momento. Días de convivencia intercultural entre jóvenes “arraigados en la fé”.

Durante estos meses mucho se ha hablado sobre la financiación de la JMJ, todo sea por evitar el debate. ¿Es el estado español laico? A simple vista todo parece indicar que no. Declarado como aconfesional la Iglesia Católica cuenta con privilegios indiscutibles e irrenunciables. Deben tener un margen de maniobra considerable para evitar su eterna intromisión en los asuntos de estado.

Manifestación laica MadridEl caso es que la Iglesia Católica ve el 2011 como el año perfecto para tratar de “ordenar la moralidad” de nuestros jóvenes. En manos de los preservativos, el alcohol, educados en una sexualidad diversa y respetuosos con las personas LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) están en peligro. Ven que la juventud se pierde, entre la indignación y la apatía.

La Iglesia ve agosto como el mes del desembarco, la evangelización, la recuperación de una generación “moralmente” perdida. Para ello invitan a jóvenes de los cinco continentes para que los de aquí vean las ventajas del catolicismo y las consecuencias de tener una vida ordenada y arraigada en el amor a Cristo.

En fin, entre el esperpento y lo ridículo. Estas JMJ son el colmo del laicismo, la distopía de una sociedad democrática avanzada.

El Parque del Retiro hasta la bandera de confesionarios, los obispos advierten que sólo en las JMJ las abortistas podrán confesarse del gran pecado, la administración publica en tiempos de austeridad hace varios guiños a los organizadores del evento, sin comentarios.

Ahora se escudan en que los 50 millones de euros serán amortizados con el gasto que los participantes realicen en las JMJ. Algo contradictorio con la organización del evento que sufraga alojamiento, transporte y alimentación. ¿En que se van a gastar 50 millones de euros? No creo que sea en las zonas de marcha madrileña, ¡por Dios! Si están arraigados en la fé no lo pueden estar en las fiestas madrileñas. Aunque no me extrañaría ver a algún joven por Chueca.

Pues bien, aunque las plazas ahora están abarrotadas de guitarras, oraciones y sermones, un grupo de ciudadanos organizados decidieron convocar una manifestación para denunciar la financiación de las JMJ y exigir un estado laigo ya. Una democracia en dónde los eventos religiosos no sean sufragados por la ciudadanía. Un estado en dónde no se financien campañas e instituciones que trabajan directa o indirectamente contra los derechos humanos y la extensión de los mismos a colectivos históricamente marginados.

Para este 17 de agosto mas de 140 organizaciones (sindicatos, partidos políticos, asociaciones LGTB, feministas, libre pensadores, etc) han convovado una manifestación a las 19.30h que recorrerá Tirso de Molina y Sol. Sin duda alguna una propuesta ciudadana que pretende dejar claro el compromiso de los y las españolas con una democracia laica.

La plaza de Sol que el 15M se levantó indignada llena de jóvenes contra la intolerancia y la avaricia de unos pocos vibrará el 17 de agosto con consignas, pancartas y lemas creativos. Porque en el estado español muchos jóvenes no lo esperamos, muchos jóvenes también estamos indignados con la Iglesia Católica.

¿Quién dijo que hay DEMOCRACIA REAL sin un LAICISMO REAL? Avancemos por el camino de la educación afectivo-sexual, los derechos de las personas LGTB, la igualdad de oportunidades y el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo.

De mis impuestos, al Papa cero. Estado laico, ¡YA!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here