Cultura

Los tiempos siguen revueltos

En pleno remolino de los años 50, diversos personajes se concentran en los alrededores de la Plaza de los Frutos en un peculiar barrio de Madrid donde parece que reina la tranquilidad y, de nuevo, las apariencias engañan, puesto que nada más lejos de la paz que todos representan es lo que ocultan sus pasados.

Algo así es lo que leí hace justo un año, cuando comenzaba la 6º temporada de la telenovela española de sobremesa por excelencia desde años, Amar en tiempos revueltos. Esta semana, dicha temporada ha dicho adiós, y con ella, sus protagonistas más importantes y, todo hay que decirlo, más potentes en escena. Después de dejarnos medio contentos medio tristes, de hacernos vivir momentos tan intensos como tiernos o tan desgarradores como entrañables, se marchan así, sin más, con un toque agridulce muy… revuelto.

Sin duda alguna, los rostros femeninos de la temporada han girado en torno a un hombre, Andrés Hernández Salvatierra, interpretado por el actor José Luis García-Pérez. Las mujeres protagonistas han estado más o menos enamoradas de este déspota y malvado empresario adinerado y sin escrúpulos, capaz de hacer lo que sea para conseguir lo que quiere y cuando lo quiere. Y él, como buen arrogante que era, las ha probado a todas, o casi… Las actrices Isabel Serrano, Cristina Plazas y Eva Martín han sido los rostros de esas mujeres unidas por una lucha común, y han estado fabulosas peleando cada una a la manera de su personaje para ganarse el lugar que ansiaban. Solamente una lo ha conseguido.

Actores de la 6º temporada de "Amar en tiempos revueltos" durante la presentación en septiembre de 2010

Lo más significativo de esta temporada, con respecto a las anteriores, ha sido el elemento misterio unido a una clarísima evolución de los protagonistas. Los personajes han cambiado de una manera asombrosa, quedando muy lejos de lo que fueron en un principio. Los malos han sido buenos puesto que tenían un motivo para serlo, y los buenos e indefensos han terminado traicionando a la mano que les daba de comer. Éste último ejemplo es el caso de Benita, una mujer sumisa a la vida de su hermana que se ahoga poco a poco en su soledad y ataca a lo único que conoce sin pensar en las consecuencias racionales de sus actos, interpretada magistralmente por la actriz Carmen Gutiérrez y que tanto hemos echado de menos desde que se marchó. Y este aspecto es interesante porque es la evolución del ser a causa de las vueltas que da la vida y cualquiera puede sentirse así identificado ante la psicología y la causa de los actos que acontecen en la trama.

En ese escenario tan perfectamente ambientado, donde todas las tardes damos un salto al pasado y nos reencontramos con la infancia de nuestros padres y abuelos, poniendo un tiempo y un lugar a todas esas batallitas que siempre pasan de generación en generación, hemos sido testigos de primeros y últimos romances, venganzas y traiciones, amores imposibles, tormentosos deseos, brujerías, sueños, ilusiones, crímenes y locura… y tantas y tantas situaciones que nos han permitido asomarnos a la ventana de los sentimientos y las emociones. Y, aunque nos han dejado en algunos aspectos con la miel en los labios y en otros con una sensación de injusticia e impotencia irremediables, no podemos más que aplaudir ante el fantástico trabajo de unos equipos artísticos y técnicos excelentes.

Ahora arranca una nueva temporada, con unos que vienen y otros que se quedan… los que se han ido han dejado un hueco insustituible, claro, pero quizás, los que vienen puedan seguir haciéndonos amar en tiempos revueltos.

Entrada de la 6º temporada de “Amar en tiempos revueltos”:
[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=PGTopXTklMU[/youtube]

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario