Ciencia

Los enseñantes: Sus huelgas y descansos

Cuando en la españilla (antes España) actual, aún la mayoría que afortunadamente pueden ir al trabajo todos los días… tiene que trabajar cuarenta horas a la semana y la mayoría de ellos con jornada partida (cuatro horas por la mañana y cuatro por la tarde)… nos enteramos que los enseñantes (que no maestros ni creo que profesores, por lo que luego diré) dicen que trabajan dieciocho horas semanales… y por que les quieren aumentar el horario dos horas a la semana… “algunos quieren quemar Troya”; puesto que consideran un abuso de un calibre esclavizante o algo así.

 

Recordemos que los enseñantes, disfrutan de un montón de vacaciones “variadas” y que si lográsemos saber la realidad de lo que en verdad trabajan cada anualidad… quizá resultaría que la mayoría (dejemos las excepciones por las que pueda haber)… “se están tocando los cojoncios, o las cojoncias la mayor parte del año”… y encima, se presentan como mártires, maltratados, vejados y no se cuantas cosas más; muchas de ellas por cuanto y en su momento, dejaron de ejercer su autoridad y permitieron tantas cosas que ahora (dicen) no pueden controlar… ¿por qué para todo esto no ha hecho múltiples huelgas para recuperar su propia dignidad? No lo entiendo, la dignidad es (por lo visto) mucho menos importante que esas dos horas que les piden o que incluso el dinero a cobrar.

 

Tampoco han provocado y menos practicado huelgas, por el estado desastroso de la enseñanza (a todos los niveles) en esta españilla de hoy y donde tanto en las primeras como en las últimas y universitarias, enseñanzas; la españilla actual ocupa puestos de verdadera vergüenza o bochorno, que al parecer nadie siente y menos los enseñantes; que ya digo y salvo excepciones, sólo se preocupan de dos cosas… “cobrar lo máximo y trabajar lo mínimo”.

 

Para comprobar lo que arriba digo, no hay nada más que consultar las estadísticas nacionales e internacionales y ver la situación del individuo “enseñado”, e igualmente el puesto que ocupan las universidades españolas, en relación al resto de las mundiales, tras no se cuantas reformas que no son explicables, salvo que se hicieran con toda la intención de mantener a la mayoría de españoles en el deplorable grado actual. Puesto que y como he afirmado infinidad de veces… “los gobiernos los prefieren tontos, atontados, borrachos, drogados, alienados, etc. … puesto que así los manejan mucho mejor; ya que formados e instruidos, seguro que no podrían”.

 

Deplorable todo ello, puesto que infinidad de “universitarios”, que tras los estudios que fueren, han recibido un diploma (que no sirve ni para liar el bocadillo) hoy los ves de conserjes, barrenderos, recogiendo fruta, o lo que sea; o peor aún… “viviendo de los padres, que tienen que soportarlos puesto que otra solución no hay”; y ello ocurre por  que, tras muchos años de obtener “ese papelín universitario”; y por descontado buscar trabajo presentando “su historial y fotografía”, “tropecientas mil veces”; la mayoría no han logrado ni ese trabajo de peones para personas sin estudios ni cualificación alguna. De ahí que el grupo más numeroso de parados en España, sean esos aún jóvenes y que ya los han clasificado con la vejatoria definición… “los nini”.

 

Es más, los más decididos y que han emigrado, están trabajando en los países verdaderamente desarrollados… pero la mayoría y como antes digo, de peones “de lo que sea”, o fregando platos en restaurantes u otros establecimientos similares… o sea, haciendo los trabajos que los nativos no quieren hacer.

 

Yo creo, que muchos de estos enseñantes, debieran pensárselo y mucho, el ir a una huelga, cuando lo que debieran sería incluso ofrecer mucho más esfuerzo a favor de la población española, que somos los que les pagamos a través de los muchísimos impuestos que nos sacan estos gobiernos tan inútiles por este tema y tantos otros.

 

Puesto que si el que gobierna, de verdad gobernara… debía ya de haber impuesto una norma “depurativa o depuradora”; y que la misma obligara a los enseñantes, a que cada cierto tiempo revalidaran sus conocimientos, para ver si de verdad están capacitados para enseñar, o simplemente entraron “en el gremio”, para vivir del cuento, darse la vida padre y encima protestar por cuanto están muy mal pagados y encima maltratados. Tras ese examen, el que vale que se quede y el que no, a la calle.

 

Al decir todo esto, me estoy acordando de los pocos Maestros (con mayúscula) que yo tuve… Don Martín (inválido físico, él y sin embargo tan eficaz para enseñar las primeras letras y números); Don Ildefonso; Don Leonardo, Doña Lola, Don Antonio… “aquellos sí que se ganaban su pan con el sudor de su frente y dando más horas que una limpiadora a domicilio y que cobra por horas”… y con infinitamente muchos menos medios de ahora, nos enseñaron lo principal y vital… “lo que era la vida, el que había que pensar antes que obrar, el que había que respetar si queríamos ser respetados y en fin… las bases de todo lo principal y que nos sirvió a muchos, para ascender y escalar puestos en la vida”.

 

No nos extrañemos de la situación actual de esto que en los mapas aún figura como España… es el resultado en gran medida, de lo que hoy someramente critico… sin educación, formación y disciplina en todo… un pueblo no va a otro lugar que el que ya padecemos… ¡¡No, no es sólo la economía… la enfermedad es mucho más grave!!

 

Como final y complementario, recomiendo busquen y lean el mucho más duro artículo que, Gabriel Albiac (Maestro, hijo y nieto de Maestros) dedica a este tema en su columna de ABC del 07-09-2011; puesto que este destacado intelectual, sabe de sobras de lo que habla y por tanto mucho más que yo como simple observador “de la vida”.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario