A perro flaco…

0
123

 Entre las “mejoras” que el Partido Popular piensa introducir allá donde gobierna o gobierne, en esta caso en la Comunidad Valenciana (CV), se encuentra la de incentivar a los colegios e institutos cuyo rendimiento escolar lleve a la consecución de mejores resultados y de este modo frenar el fracaso escolar en cuya incidencia la CV ocupa uno de los primeros puestos. La contrapartida es que los centros de enseñanza que no alcancen un rendimiento aceptable serán penalizados con menos atención tanto económica como material.

El conseller de Educación, José Císcar,  ha anunciado que los centros de enseñanza que obtengan mejores resultados que otros, disfrutarán de más recursos, dinero y medios materiales, por parte de la consellería. Para ello cada colegio o instituto rubricará un convenio con Educación por el que se comprometerá a unos resultados y se le asignarán determinados recursos. Es evidente que esto no va a llevar a corregir el cada vez más creciente fracaso escolar en la CV y lo que sin duda provocará que los colegios o institutos situados en las zonas más deprimidas de la población y con un fracaso escolar alto dadas las condiciones socioeconómicas que influyen enormemente y de forma negativa en el aprendizaje, su rendimiento empeorará por falta de medios.

Como librepensador que soy y con mi derecho a opinar sobre todo lo que acontece a la sociedad de la que formo parte, he de decir que eso de plasmar en un papel un compromiso de rendimiento para obtener una mejor atención por parte de la consellería de Educación, me parece bastante delicado y muy arriesgado, se podría llegar al punto de que a la hora de plasmar esos rendimientos en un informe, este se pudiera ver adulterado o prostituido, los que como yo llevamos muchos años a nuestras espaldas sabemos que estas cosas, han ocurrido, ocurren y ocurrirán, la picaresca es algo que los humanos sabemos utilizar muy bien.

La información que da la prensa no señala si estas medidas se van a aplicar también a los centros concertados, los privados, pues en este país son punto y aparte. No sé en otras poblaciones que circunstancias se pueden dar a la hora de escolarizar a los hijos de los inmigrantes pero en mi ciudad si puedo afirmar que estos no son admitidos en los centros privados concertados. Dicho esto hay que señalar que en la CV hay más de 20.000 alumnos estudiando en barracones de chapa y que esta circunstancia impropia del siglo XXI ha sido considerada por el Sindic de Greuges, el defensor del pueblo valenciano, como una seria y grave circunstancia que incide fuertemente en el fracaso escolar. Lo que el conseller José Císcar propone no es con el fin de optimizar los recursos para mejorar la calidad de la enseñanza sino por el total y absoluto estado de quiebra en que se halla inmerso el gobierno valenciano, el Consell, para que usted, querido lector, se haga una idea le diré que los proveedores de los hospitales públicos valencianos han dado ultimátum al Consell para que se ponga al corriente en el pago de los suministros o dejarán de hacerlo, con lo cual se puede comprobar que no se trata de rendimientos sino de dinero. Ya hace pocos meses en el gran hospital La Fe de Valencia se quedaron sin hilo de sutura en los quirófanos.

En fin, esto son excusas de mal pagador que de rebote van a perjudicar a los más humildes. Y esta es la política social que nos ofrece el Partido Popular. A perro flaco…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here