Sociopolítica

El “sistema” y los antisistema

Cuando en este país se habla de los antisistema supongo que será porque debe existir algún sistema, lo que yo, y creo que otros muchos más, no sabemos en qué consiste eso que se ha dado en llamar el “sistema”. Yo el único “sistema” que veo es el que posibilita que los políticos se adjudiquen unos sueldos más que elevados y un nepotismo que raya en el escándalo a la hora de dar “empleo” a parientes, amigos y conmilitones que han ocupado cargos públicos y que hoy se ven en el paro.

Creo que no cometo error alguno cuando afirmo anteriormente lo que para mí es hoy por hoy eso del “sistema” y para ello voy a citar algunos casos del montón de ellos que tengo en mi hemeroteca. Para empezar el más reciente: La Diputación de Málaga (PP) le da un puesto como “asesor taurino” a un exalcalde de una población malagueña y le fija un sueldo de 47.000 euros anuales. El mismo ente provincial ha “colocado” a exalcaldes y ex concejales con sueldos que oscilan entre los 35.000 y los 57.000 euros anuales. La alcaldesa de la Diputación de león (PP) cobrará casi 80.000 euros anuales tras subirse el salario un 13,7%. Los 83 asesores del Consell valenciano (PP) cuestan 4,4 millones de euros anuales. Los altos cargo de dicho Consell seguirán sin límite en el gasto en dietas pese a la crisis. El alcalde Torrevieja (Alicante) (PP) se aprueba un sueldo de 68.600 euros anuales. Las Cortes Valencianas “pasan” de la crisis y aumentan un 11% los fondos para los grupos políticos. No hubo votos en contra. González y Aznar cobran una pensión vitalicia de 80.000 euros. El Banco de España controlará los sueldos de los altos ejecutivos del sector financiero. Sueldos que van desde los 9,2 millones de euros a los 2,7 anuales, claro. El presidente del BBVA ganará 4,97 millones de euros en 2011. El sueldo de Rajoy, 51.000 euros como diputado y 149.000 que cobra del partido asciende a 200.000 euros anuales. Las Cortes Valencianas gastan 764.800 euros en plena crisis para amueblar las oficinas parlamentarias, y pasa, en la época de Camps, de tener 181 cargos de “confianza” a 320.  El Gobierno de Aspe (Alicante) se paga los cafés con cargo al ayuntamiento. Los eurodiputados no renuncian a sus vuelos en primera ni congelan sus dietas. Una concejala del PP del Ayuntamiento de Elda (alicante) cobra un sueldo de 41.720 euros al año para gestionar un presupuesto, el de su competencia, que asciende a 35.000 euros. Si, treinta y cinco mil euros, así como suena. Dentro del “sistema” hay otra variante para determinar el importe de los sueldos, el nuevo presidente de la Generalitat Valenciana, Albert Fabra, se ha planteado que ningún cargo cobre más que él. Esto no quiere decir que vaya a ser austero. Habrá que ver que sueldo se aplica él para que sirva de techo o tope a los demás. También cabe dentro del “sistema” el que el director del aeropuerto de Castellón, un aeropuerto sin aviones, le haya sido asignado por la Generalitat valenciana un sueldo de 84.000 euros anuales que con los costes de la Seguridad Social, este director nos costará 108.634 euros al año . ¿Cuánto nos costará si algún día en ese aeropuerto despegan y aterrizan aviones?  Creo que es suficiente, podría ocupar bastantes folios más, pero que como muestra vale lo señalado y que conste que no he seleccionado nada, he cogido lo último que se ha publicado a este respecto.

Claro, uno ve estas cosas y a la vista de que a los que protestan por esta serie de cosas y por otras más sangrantes aún,  observa como a estos que se quejan les llaman antisistema dado lo cual yo creo que el “sistema” se fundamenta en que los políticos cobren cuanto más mejor. Sueldos que muchos de ellos ni tan siquiera soñaron en ganar algún día. Aparte de lo dicho anteriormente está la cosa esa de la dedicación exclusiva que muchos la tienen, en la Diputación de Alicante se han dado algunos casos, entre ellos y en su día, el de la actual alcaldesa de Elche que al margen de cobrar un buen sueldo por su dedicación exclusiva a la Diputación cuando era concejal del Ayuntamiento de Elche y a la vez diputada provincial trabajaba como abogada en su despacho por así habérselo aprobado en un pleno de dicha Diputación, aspecto este que no parece muy correcto en tanto en cuanto existen sentencias judiciales que dictaminan que dicha situación no es normal. La gente protesta también por que se de dinero a los bancos, dinero público, y estos no correspondan en la misma medida ante los ciudadanos. Protestar por esto también es ser antisistema.

En fin una serie de cuestiones a cuál de ellas más pintoresca, escandalosa y que sin duda crea alarma social, que por lo que se ve es lo que conforma el “sistema”, cuando yo, y otros muchos, consideramos que el “sistema” se debe fundamentar en la libertad, la igualdad, la solidaridad y la justicia, pero parece ser que esto no es así para los que disfrutan con el “sistema”.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario