Sociopolítica

España, sus embajadas y… “anexos”

Tal y como se ha estructurado “la nefasta política actual”; no se podrá nunca conducir al pueblo de forma que éste en mayoría, se beneficie de la administración pública… ¿por qué? Sencillo; el partido que gobierne (sea el que sea y lo haga en el ámbito que sea) necesita… “un ejército” (mayor o menor) para controlar su zona de gobierno y por tanto, tiene que “colocar” a ese ejército, sea donde sea y cueste lo que cueste. Ello queda claro, por cuanto ha ocurrido y sigue ocurriendo; o sea, que el aparato “partidario o partidista”; se mantiene y sus jefes (“no me hablen de líderes, que es que me da la risa”) no se atreven a reducirlo como sería menester… “puesto que al tirar de la cuerda… pueden caer muchos más de los que el propio jefe piensa… y puede que incluso cayera el jefe”… puesto que todos están sujetos o sostenidos por… “alfileres políticos”.

Esa es la consecuencia principal de la ruina que tenemos encima y por cuanto se ve (reitero) no se atreven a regularla; puesto que y es sencillo… “sin ordenadores ni tanta altísima tecnología como hoy existe, Franco mantuvo a España, con una población similar a la de hoy, pero con sólo y alrededor de seiscientos mil empleados públicos”, puede que menos… ¿Por qué hoy se ha llegado a más de tres millones doscientos mil? Sólo en los últimos diez años, las autonomías nos han cargado con la enormidad de medio millón de nuevos enchufados… “y eso no lo aguantan ni las míticas minas del rey Salomón”.

Hoy sólo hablaré “de los enchufados en el exterior”, por cuanto son los que más dinero nos cuestan individualmente; y de los nacionales, regionales o municipales… usted mismo que lee este artículo, mire a su alrededor y vaya clasificando los que considere son calificables como componentes de “estos ejércitos de parásitos”.

España y como país… “creo que independiente”… mantiene una gran cantidad de embajadas y que nutre el denominado “cuerpo diplomático”, al que se le agregan técnicos del tipo necesario, según lugar donde éstas se encuentren; auxiliadas éstas embajadas por consulados y otro tipo de legaciones. Sobre todo ello nada que decir, salvo “las embajadas especiales y que el destructor Zapatero y su gente, han creado para colocar a gentes de su cuerda y dotarlos de altísimos sueldos por los años que sean”.

Pero aparte de estos desastres zapateriles (unos más de los infinitos que nos ha cargado en nuestras contribuciones o impuestos éste inútil integral)… veamos lo que han creado “las autonosuyas”, que no autonomías, puesto que aquí, lo público se apodera el político de él y lo explota como si de su propiedad fuera… las autonomías, han creado más embajadas que el propio Estado Español… nada que objetar si fueran sólo oficinas comerciales y mantenidas por los gremios o empresas que se benefician de ellas; pero y por cuanto digo, ese no es el caso, se pagan con dinero público: veamos.

“Unas tienen sede en propiedad que costaron 4,3 millones de euros, otras alquilan hasta 1.000 metros de oficina a 80.000 euros al mes; las hay montadas como delegación diplomática de país independiente, con su director general y una docena de funcionarios; también existen meras oficinas comerciales con financiación en parte privada para mero fomento de exportaciones; unas cuestan 135.000 euros al año, otras pasan de los 2 millones; casi todas carecen de proporción lógica entre gasto y tamaño. Es el retrato de las 16 embajadas de las Comunidades Autónomas españolas en Bruselas, el tradicional espectáculo de caos y despilfarro de los gobiernos regionales, que sigue pese a la crisis – Las autonomías tienen tejida una red de 185 oficinas de representación en todo el mundo paralela al servicio diplomático español que costaba en 2009 unos 150 millones de euros, según los datos aportados por el Gobierno al Congreso con todo detalle hace año y medio. Era la primera vez que el Ejecutivo hacía una relación completa de embajadas y oficinas de las comunidades autónomas para dejar constancia de la magnitud y descoordinación alcanzada. Una cuarta parte de esas representaciones eran de la Generalitat catalana. Las comunidades con ejecutivos nacionalistas -también el País Vasco- han creado un servicio diplomático propio con delegaciones -que son copia de embajadas- y tienen instalado en los principales países europeos y americanos. Ponen al frente a un jefe con rango de director general (80.000-100.000 euros anuales más visa para gastos) y una plantilla de funcionarios a su cargo. En Bruselas se repite el modelo y el porcentaje. La Generalitat mantiene una sede ante y frente a las instituciones comunitarias de 1.000 metros cuadrados en dos plantas por la que paga 80.000 euros al año. En ella trabajan 12 funcionarios más su jefe. Como cada autonomía gasta lo que quiere y ofrece los datos que le viene en gana, es muy difícil dar una cifra exacta de lo que cuestan el conjunto de sus oficinas en Bruselas. Unas tienen sede comprada, otras alquilan, la mayoría sólo facilita el gasto del inmueble sin contar el sueldo de los funcionarios, algunas incluyen al personal de plantilla fija y no los eventuales o becarios. El desorden habitual”. (Ángel Collado  16/10/2011en El Confidencial)

Explicable es toda la ruina que nos han echado encima, estos irresponsables que tendrían que ser juzgados por juzgados especiales y luego condenados, por cuanto todos estos desmanes no tienen otra calificación, que no sea delictiva… y que además explica la voracidad de (sobre todo) los regionalistas/separatistas y su saqueo continuo al dinero público y común a todos los habitantes de esta “aún España”, que para más irritante desesperación tiene una constitución que… “nos considera iguales a todos los nativos y a efectos de la justicia distributiva del Estado… ¿pero tenemos Estado? ¿Y para qué nos sirve a la mayoría… sólo para pagar y pagar cada vez más impuestos?

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario