Economía

La importancia de la toma de decisiones a su debido tiempo

No es lo mismo antes que ahora, ahora que después, no es igual actuar en el momento adecuado o un poco después, no, por mucho que nos empeñemos, las decisiones deben de ser tomadas a su justo tiempo para evitar perjuicios evidentes, unos tangibles, otros intangibles, para que nadie pierda dinero, porque el tiempo es dinero y cuando se habla de macroeconomía más.

Por fin parece que los países miembros de la Unión Europea parecen haber llegado a un acuerdo sobre la quita de deuda griega y la ampliación del Fondo de Rescate, buena noticia, sin duda, que debemos celebrar, aunque también aprovechar para clamar a los cuatro vientos, ¿por qué no antes? Esta misma decisión hace unos meses habría ahorrado miles de millones de euros a los contribuyentes europeos, especialmente españoles, que se habrían ahorrado gran parte de la prima de riesgo que sus países se han visto obligados a pagar por culpa de los ataques especulativos, ante los que la Unión Europea no ha sabido que hacer.

Y es que el proceso de toma de decisiones de la Unión Europea es demasiado burocrático, tedioso hasta decir basta, y nada eficiente, lo cuál provoca graves perjuicios económicos a todos los ciudadanos de la unión. Para evitar esta situación sólo hay una solución y no es otra que un Gobierno europeo elegido democráticamente por los europeos, un gobierno que tenga libertad de acción ejecutiva y que responda ante los ciudadanos que lo eligieron.

De esta manera se evitaría, en primer lugar, el desapego de la ciudadanía con unas instituciones que ni entiende ni les puede pedir cuentas, a la vez que se acelerarían las decisiones que podrían ser tomadas a su justo tiempo. Un Gobierno europeo acompañado de un BCE independiente, de verdad, para tomar sus decisiones puramente financieras y acotadas siempre por los intereses de Alemania, ayudaría a la consolidación definitiva de éste, nuestro proyecto europeo, nos ayudaría a crecer y nos protegería ante el exterior.

Sin embargo, y como siempre digo, para ello los gobiernos nacionales tendrían que ceder su poder, ¿y quién está dispuesto a ceder parte de su poder? Yo sí, pero más que nada porque no tengo ninguno, porque si lo tuviera ya veríamos.

 

 

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario