Trescientos mil empleados públicos más

0
52
            Hoy cuando escribo oigo en una cadena de radio, que en España se han creado desde 2006 al 2011, nada menos que trescientos mil empleados públicos más, por lo que deduzco que nos estaremos aproximando a los tres millones y medio, puesto que más de tres millones doscientos mil, ya han sido reconocidos y publicados… de inmediato me echo a reír compulsivamente, mientras me estoy afeitando… “menos mal que no empleo navaja”… y mi reacción espontánea es por cuanto sigue ocurriendo en este país de locos y además de locos… “chalados e inútiles”.

A la hora de comer al medio día y viendo una de las televisiones nacionales, se informa que el debate que mantendrán los candidatos Rajoy y Rubalcaba, va a costarnos a los indefensos súbditos españoles, “la friolera” de quinientos cincuenta mil euros (550.000) que traducidos a pesetas, serían alrededor de noventa millones. “Una escenificación para un gran teatro nacional y para lucimiento de dos individuos que encabezan un bipartidismo, que por lo visto es el sistema a consolidar… hoy por ti, mañana por mí”… pero que a la mayoría de españoles nos deja fríos totalmente, puesto que es sabido que el que va a votar, ya sabe desde antes de que fueran convocadas las elecciones a quién votar… y el que no votaría ni a su padre, ese también tiene decidido que “las urnas ni le van ni le vienen”. Por otra parte hay muchos otros partidos y a estos los medios (“bien controlados”) no les dedican apenas nada de atención. ¿Por qué?

Esto lo saben los jefes de partido y camarillas más allegadas y lo saben de sobras; el español ya no vota a favor de un partido, salvo que piense “sacarle algo a ese partido” (o sea los allegados al mismo) el resto, lo que vota es en contra del partido que ya se le ha atravesado y que quisiera “fundirlo”; en este caso y ahora mismo… “el partido que lleva todas las papeletas para ir al ostracismo es el que encabeza Alfredo Pérez Rubalcaba; el que para más repulsión del votante, lleva treinta años o más en la política y los últimos ocho, sentado en el consejo de ministros del devastador Rodríguez Zapatero, habiendo llegado en ese período, a nada menos que la vicepresidencia del Gobierno; y afirmándose que en ese período ha mandado más que su jefe… por lo que la mayoría verán en él, el copartícipe del empobrecimiento enorme y la gran ruina que hoy padece España y la mayoría de españoles… por tanto y como dice el significativo dicho español… “aunque la mona se vista de seda… mona se queda”.

Pero volvamos al principio y al “desastre económico español”; si como se afirma, el régimen del general Franco, mantuvo a España no solo controlada… “sino controladísima”; con un cuerpo funcionarial, que se evalúa entre quinientos mil y seiscientos mil empleados públicos y sin ordenadores ni tanta altísima tecnología con que se contó después… y aquí se ha llegado a seis o siete veces más y el aparato estatal, sólo funciona (y no del todo bien) para recaudar impuestos, crear cargas y más cargas y exprimir al español que tiene (“salvo los grandes capitales que tienen sus defensas por ley y que al parecer son intocables, por cuanto pueden irse al extranjero”) una economía media, con el que están acabando y de ahí que las muy necesarias clases medias, estén desapareciendo a una velocidad temible para la economía nacional… y al resto igualmente lo exprimen, vía consumo de primera necesidad y que va desde la gasolina y el gasóleo, el gas natural y butano, la electricidad, el teléfono y así hasta la necesaria agua para beber; puesto que todo está sobrecargado de impuestos y no paran de inventarse nuevos para recaudar más.

Cosa por otra parte poco efectiva, puesto que se está denunciando lleva ya tiempo (Roberto Centeno: catedrático y economista, entre otros) que la Hacienda Pública, recauda menos de la mitad de lo que está gastando el aparato estatal; por lo que ello ha conllevado a ir aumentando la deuda pública hasta un monto tan monstruoso que nadie sabe cuándo ni como se podrá nivelar ello en el futuro… y es por lo que el déficit público sigue aumentando; por lo que y como ya ha ocurrido con otros países de esa “menestra”, que denominaron Unión Europea, será esta la que termine por controlar a España, si es que antes no se va al garete todo ese tinglado y entonces… mejor no pensarlo… pues la realidad es que “el lío está tan liado que dudo sepan como desliarlo y con la premura que pretenden”.

Por todo ello es inexplicable todo lo que ocurrió y sigue ocurriendo, salvo que ya emplearan aquello que dice la metáfora terrible de… “comamos y bebamos que mañana moriremos” (¡O el sálvese el que pueda!? y ese fuese el motivo de colocar a tanto allegado, para que viva (mientras pueda) del dinero público… dinero público (reitero) que ya no hay, puesto que se debe… “hasta el papel donde se imprime la moneda”… metáfora con que cierro este artículo, puesto que ya “falta tinta, papel, ordenadores y demás artilugios para reflejar todo lo que ha ocurrido y que sigue ocurriendo”. Y aunque milagros ni hay ni nunca hubo… “ya veremos si de las urnas el próximo veinte surge algún tipo de esperanza que nos haga pensar en ella… pero”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here