Ciencia

Los restos de ‘Homo sapiens’ más antiguos de Europa

Un equipo de científicos ha constatado que unos fósiles de dientes, hallados en una cueva italiana en 1964, tienen entre 43.000 y 45.000 años de antigüedad, lo que les convierten en los primeros restos de Homo sapiens en Europa. Los resultados sugieren que el hombre moderno llegó al continente miles de años antes de lo que se pensaba.

Primer molar izquierdo superior de un bebé. Es el fósil más antiguo de un humano anatómicamente moderno en Europa. La barra blanca mide 1 centímetro de longitud. Imagen: Stefano Benazzi.

Los restos de dos dientes hallados en una cueva prehistórica al sur de Italia han sido datados como los fósiles de Homo sapiens más antiguos de Europa. La antigüedad de los restos, descubiertos en 1964 en la Grotta del Cavallo, sugiere que los humanos modernos llegaron a Europa varios miles de años antes de lo que se creía.

“Hasta ahora los restos de Homo sapiens más antiguos en el continente se fecharon en unos 35.000 o 40.000 años. Este nuevo trabajo fecha en 45.000 o 43.000 años los dientes de la cueva italiana, y además, demuestra que pertenecen a humanos anatómicamente modernos y no a la especie Homo neanderthalensis, como se pensaba desde la década de los 60”, asegura Michael Coquerelle, uno de los autores del estudio e investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC).

La cultura Uluciense

La Grotta del Cavallo, ubicada en Apulia (Italia) contiene siete metros de depósitos arqueológicos fechados en el periodo en que los neandertales fueron sustituidos por los Homo sapiens. En 1964 el investigador Alessandro Palma di Cesnola, de la Universidad de Siena, recuperó estos dos dientes de leche fosilizados.

Desde los años 60, estos fósiles se han considerado una evidencia de la aculturación sufrida por los neandertales del sur de Italia con la llegada de los humanos modernos. “Los fósiles fueron recuperados en las capas que contienen restos de la cultura Uluciense. Se identificaron entonces como neandertales. Sobre esta atribución se ha apoyado la idea, por amplio consenso, de que la cultura Uluciense fue producida por esta especie”, precisa Coquerelle.

No obstante, según el investigador esta cultura paleolítica se caracteriza por objetos como ornamentos personales, herramientas de hueso y pigmentos, asociados al comportamiento del humano moderno.

Para el principal autor del estudio, el investigador Stefano Benazzi, de la Universidad de Viena, el hallazgo confirma que la llegada del Homo sapiens al continente y el periodo de coexistencia con los neandertales (extintos hace entre unos 28.000 y 30.000 años), duró miles de años más de lo que se pensaba.

“Esto tiene importantes implicaciones en el entendimiento del desarrollo del comportamiento humano moderno. Aún está por determinar si la colonización del continente europeo fue en una o varias oleadas de expansión, así como qué rutas que se siguieron, agrega el científico.

Ahora, lo siguiente es saber si la cultura Uluciense apareció y evolucionó debido al contacto con humanos anatómicamente modernos o si es una evolución del Musteriense, producido por neandertales. “Esta cuestión es importante porque actualmente hay varios debates abiertos sobre las interacciones entre neandertales y los humanos anatómicamente modernos”, señala Coquerelle.

Mirar con otros ojos

Una nueva metodología ha permitido una datación más completa y exhaustiva que la que se hizo en los años 60. La técnica está basada en el análisis de las conchas marinas encontradas en los mismos niveles del yacimiento que los dientes humanos.

“La datación de materiales del Paleolítico es difícil porque los niveles de radiocarbono presentes son muy bajos y la contaminación puede ser problemática. Las cuentas fabricadas con conchas nos han permitido datar con seguridad objetos asociados con estos primeros colonos de Homo sapiens en Europa”, explica Katerina Douka, de la Universidad de Oxford.

La confirmación de que los que poblaron aquel lugar son humanos modernos se ha realizado comparando modelos digitales procedentes de escáneres de los restos humanos en la cueva con una amplia muestra dental de Homo sapiens y Homo neanderthalensis.

En concreto, han analizado los rasgos morfológicos tanto internos como externos de la corona dental, incluyendo el espesor de la capa del esmalte y el contorno general.

CSIC / SINC

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario