El quirófano hotel

0
141

Si usted, querido lector, posee el suficiente y  admirable estoicismo para leer mis artículos, recordará que recientemente he escrito uno en el que me refería al hecho de que según el conseller de Sanidad de la Comunidad Valenciana, abrir un nuevo hospital público es un lujo. Ya decía yo en ese artículo que esto era el aviso del copago en la sanidad pública porque, claro, ese tipo de “lujos” hay que pagarlos.

Y la cosa ya ha comenzado, ha empezado por Cataluña. La Generalitat Catalana ha decido que el quedarse por las noches acompañando a un familiar en un hospital público es un “lujo” que hay que pagar del mismo modo que si haces noche en un hotel. En absoluto se tiene en cuenta que el familiar que se queda por la noche estando atento a que el enfermo esté cuidado lo mejor  posible y que el propio tiempo se “alivia” de alguna forma a los trabajadores del centro hospitalario que están en el turno de la noche, según los dirigentes catalanes eso equivale a un “hospedaje” y por tanto los de Artur Mas han decidido que si alguien “disfruta” de pasar la noche en un hospital tiene que pagar 47 euros por día por dormir en una butaca, ya sabe usted en esas “cómodas”  butacas que suele haber en los hospitales y si por el contrario ya busca el “máximo” confort o sea dormir en una cama, la cosa le puede resultar por los 70 u 80 euros por noche. Pero ¡ojo!, solo dormir, la cena y el desayuno correo por cuenta del usuario y se tiene que “fotografiar” en la cafetería, no sé si decir del hospital o del hotel al que en este caso se le podría dar el nombre de Hotel “El Quirófano”. Lo digo por si alguien piensa que la cosa va por la pensión completa, de eso nada, que nadie se confunda o se llame a engaño. ¿Cómo van a tener un “detalle” con el cliente que accidentalmente se ve obligado a acompañar a un familiar enfermo, cuando se está gestando el que al propio enfermo le cueste una pasta el estar ingresado en el hospital? El término “gratis”  ha pasado a la historia y pronto los políticos se encargarán de que su significado deje de exponerse en los diccionarios y sea una palabra proscrita y prescrita. Aquí ya nadie tiene en cuenta los buenos dineros que le ha costado al ciudadano, mediante el pago de impuestos locales, autonómicos y estatales, el disponer de unas prestaciones, lo pasado, pasado está y santa Rita, Rita, Rita lo que se da ya no se quita. El dinero del contribuyente solo sirve para que cuatro dirigentes descerebrados se lo gasten en fastos y obras que perpetúen su memoria, su fatídico y calamitoso paso por un Gobierno a cualquier nivel. Por tanto si se quiere tener un sistema sanitario eficaz y fiable, eso hay que pagarlo aparte. Eso son “extras” y estos siempre se facturan por separado.

PASCUAL MOGICA COSTA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here