Sociopolítica

A base de impuestos, cualquiera es capaz de gobernar

Aunque lo que está ocurriendo, es más para correr… “a palos a algunos políticos”; mejor recordar viejos chistes y de los de hace un siglo o más; dónde se cuenta que en un pueblo de la siempre sufrida y esquilmada España, llegando éste a la situación de que no había dinero, el alcalde llamó al secretario y le dijo que había que subir los impuestos o crear alguno nuevo, puesto que necesitaban dinero. El secretario le dice al alcalde que “ya todo estaba andado y bien andado” y que no encontraba donde atacar ahora.

Oído aquello, el alcalde le dice que se ponga un impuesto a todo aquel que tenga gato y que el mismo debe ser de cinco pesetas (estamos hablando de principios del pasado siglo y cuando cinco pesetas, eran dos jornadas de un campesino sin tierra)… el secretario toma nota y apunta… ¿y si no tiene gato?… y el alcalde impertérrito, le dice, pues otro impuesto de igual cuantía… “por no tener gato”. De esta forma “el más tonto del pueblo puede ejercer como alcalde… no digamos como concejal”.

Pero por lo que se va publicando, las cosas ya van por ese camino: veamos.

“Ayuntamiento de Madrid. Mientras el alcalde Gallardón cuenta con un ‘mayordomo’ al que se retribuye con más de 37.000 euros brutos anuales (también tiene cocinero, cocina, pinches y despensa), desde el consistorio apuntan a nuevas “víctimas”. Una ordenanza de limpieza “adaptada a tiempos modernos”, según un portavoz del área de Medioambiente, que actualmente dirige Ana Botella, multará con 750 euros a todo aquel que rebusque en los contenedores de basura” 

            Esto es como para mondarse de risa y mucho más que la que podría producir lo de “tienes gato o no tienes gato”; puesto que la señora Botella, debe estar en el limbo o más allá, ya que los desgraciados (“y desgraciadas: seamos ecuánimes”) que rebuscan en los contenedores de basura, deben ser “los millonarios de Madrid”; puesto que para pagar esas multas hay que tener mucho dinero y el que rebusca en los contenedores de basura, se supone lo hace simplemente por cuanto ya no tiene ni para comer.

“Ayuntamiento de Olot, provincia de Gerona; toma la decisión de apagar todos los semáforos del pueblo entre las diez de la noche y las seis de la mañana de domingo a jueves. Una decisión temeraria que ya ha recolectado toda clase de críticas entre los vecinos y organismos oficiales”.

Aquí lo que impera (supongo) es el dicho catalán de que… “la pela es la pela”, puesto que en este municipio viven más de treinta mil, “almas catalanas y no catalanas” y suprimiendo esos semáforos, se piensan ahorrar, “la friolera de quinientos euros al mes”, lo que multiplicado por doce, son “un millón de pelas”, cantidad que puede paliar, la muerte de algunos de esos “catalanes que caigan por mor del apagón”.

“El ayuntamiento de Coslada estudia gravar con 25 euros anuales la posesión de perros. No es el único municipio que apunta a las mascotas ya que en Hospitalet de Llobregat se introducirá una tasa de 40 euros para aquellas personas que tengan un perro potencialmente peligroso. De igual manera, en el municipio barcelonés se pedirá 150 euros a todas las parejas que quieran casarse en el Palauet Can Boixeres con el objeto de mantener el edificio. En Lérida y Manresa casarse también será entre 100 y 200 euros más caro para todos aquellos que quieran pasar por el Salón de Plenos del Ayuntamiento. En Medina del Campo. Si no sacan sus basuras entre las 20 y las 23 horas serán sancionados con una multa de 450 euros. En muchos municipios de la indefensa España… los gendarmes o municipales, ya están como la Guardia Civil; aleccionados para poner multas a diestro y siniestro, pero sólo a un sector, el del ya muy sufrido automóvil y similares, a los que cazan sin riesgo alguno… al resto de cosas a sancionar, cuesta mucho trabajo y no merece la pena, pues cómo coger (por ejemplo) a esos indeseables que pintan en las paredes, se suben en los coches, los queman, los roban,  queman contenedores, destrozan jardines, rompen bienes municipales, etc. etc. no, eso (ya digo) es de un esfuerzo descomunal y no es rentable”.

Como podemos comprobar, “la sesera de los munícipes se ha puesto en ebullición y puede que les estalle de tanto pensar”; por la gran clarividencia para “crear riqueza y puestos de trabajo, para el futuro. 

Por el contrario lo que sigue lo veo no sólo bien, sino muy bien; puesto que bastantes perjuicios ocasiona la colonia inglesa al resto de España; y este alcalde ha pensado bien, al idearse ese impuesto, puesto que le están destrozando el pavimento urbano, ya que pasan gran cantidad de camiones pesados y las reparaciones las paga el pueblo.

“En la alcaldía de la localidad gaditana de La Línea, colindante con Gibraltar, piensan aprobar una nueva tasa de “descongestión del tráfico”, que consistirá en un impuesto de 5 euros para todos aquellos que quieran pasar la frontera hacia el peñón. Según los cálculos que maneja el consistorio se espera que el nuevo impuesto reporte unos 30 millones de euros anuales a las arcas municipales”.

Mi felicitación a tan sagaz alcalde, que ha encontrado forma de no exprimir mucho más a sus gobernados y recaudar dinero en cantidad a “otros de fuera”.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario