Economía

Victoria electoral del PP: La vida sigue igual

A pesar de que algunos voceros del Partido Popular insistían en que una vez que Rajoy ganara las elecciones de manera clara los mercados se tranquilizarían, la realidad les ha vuelto a desmentir y nos encontramos con que lejos de producirse una recuperación de la confianza de los mercados internacionales en nuestra economía todo sigue en los mismos parámetros en los que nos encontrábamos a finales de la semana pasada.

Y no digo que esa confianza no se vaya a recuperar, que se conseguirá, no hay duda, aunque sea por la mera inercia de los acontecimientos, sino que en política, como en la vida, también hay que saber conservar la mesura, sobre todo cuando se trata de conceptos económicos, y no confundir a la ciudadanía con verdades interesadas encaminadas a la demagogia fácil en lugar de a la pedagogía útil.

Los mercados internacionales no son tontos, y saben perfectamente que Rajoy no ha ganado las elecciones, sino que las ha perdido el Partido Socialista (basta con echar un vistazo objetivo a los datos), por lo que se encuentran a la expectativa ante las medidas que pueda tomar el nuevo gobierno formado por el gallego porque, hasta ahora, lo único que saben es que se ha dejado llevar por la marea de la crisis.

No dudo que Rajoy tomará medidas neoliberales muy del gusto de los mercados, por lo que la situación financiera debe de encaminarse en positivo en breve, aunque mucho me temo que no será capaz de compensar estas medidas de recorte público y beneficio privado con políticas sociales que sirvan de red de protección a la ciudadanía.

Espero equivocarme al respecto, pero nuestra experiencia con el último gobierno del Partido Popular fue que nos construyeron castillos en el aire, muy altos, los más altos de nuestra historia, pero sin los cimientos básicos que toda sociedad sólida necesita. Crecimos montados en la burbuja, perdiendo el contacto con el suelo, y el PSOE se aprovechó de la coyuntura para ofrecer datos económicos que también eran ficticios, unos datos que un verdadero gobierno socialdemócrata debía de haber denostado en favor de una mayor sostenibilidad económica y social, cometiendo, al no hacerlo, el verdadero error de su legislatura y demostrando la ineficacia estadista de Zapatero, que pasará a la historia, no hay duda, como el peor Presidente de la democracia, y mira que lo tenía difícil tras la segunda legislatura de Aznar.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario