No vamos a arreglar nada, pero si hay que ir se va

0
126

El pasado día 30, Fernández Toxo y Cándido Méndez, representando a sus sindicatos CCOO y UGT, se entrevistaron con Mariano Rajoy para tratar sobre la nueva reforma laboral, y van…

Pero antes de entrar a exponer mi parecer sobre la oportunidad o utilidad de otra reforma laboral quiero resaltar un hecho para mi muy significativo. Este no es otro que el de que el vencedor, Mariano Rajoy, no proporcionó un lugar adecuado a Toxo y Méndez para hablar con la prensa y dar su impresión sobre la entrevista. Ambos líderes sindicales, sin que esto quiera decir que se les pueda considerar los líderes de los trabajadores, se vieron obligados a departir con la prensa desde un atril en el que figuraban las siglas del PP y su lema de campaña “Súmate al cambio”. A mí esto me parece a más de una humillación para los dos sindicalistas, una bajada de pantalones de estos por no haberse negado a hablar en semejantes condiciones. Siempre cabía la solución de instalar un micrófono de pie alto, o de mano, qué más da, antes que situarse como un decorado más para realzar las siglas y el lema de un partido que defiende más los intereses de los empresarios que los de los trabajadores. Me dio la impresión de ver a unos soldados vencidos a los cuales se les hace pasar por debajo de la bandera del vencedor.

Dicho lo anterior voy a comentar lo de la próxima reforma laboral, la números “tropecientos” en poco más de un año. El comentario es corto porque la cosa, la experiencia con las demás así nos lo dice, da para mucho. Ninguna de ellas y esta que se nos viene encima tampoco van a servir para crear puestos de trabajo, eso lo tenemos todos muy claro, solo va a servir para recortarles los pocos derechos, si es que les queda alguno, a los trabajadores tal y como ha ocurrido con las anteriores reformas llevadas a cabo por Zapatero. Hasta el tonto del pueblo sabe cuál es la solución: Financiación. Si las empresas, grandes, pequeñas, medianas y los autónomos no tienen financiación es tontería el seguir mareando la perdiz, y tampoco decir aquello de José Mota: “No vamos a arreglar nada, pero si hay que ir se va”. He leído y escuchado manifestaciones de Toxo y de Méndez que no son muy alentadoras ni esperanzadoras, más bien muestran resignación y cansancio ante lo que plantea la representación empresarial. Tal y como yo les contemplo les veo derrotados y en situación de salvar los muebles de su casa solamente y que cada cual se las apañe como pueda y el último…pues eso.

Concluyendo, que la cosa, como siempre depende del vil metal, el dinero es el motor más potente para mover lo más inamovible, lo demás solo es entretener al personal, y tocarle su fibra sensible, no esa, no, aunque también. Así están las cosas, de mal, y así van a seguir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here