Los indignados, esos cínicos

6
150

“El cínico, parásito de la civilización, vive de negarla, por lo mismo que está convencido de que no faltará”, lúcidas palabras de Ortega y Gasset en su magna obra La rebelión de las masas.

¿Acaso no podrían aplicarse hoy a esos que se autoproclaman indignados? Solemne estupidez –por otra parte, delatora- la que acontece cuando afirman ser -que no estar- indignados. Algo tan absurdo y ridículo como lo sería decir que se “es” dormido o que se “es” cansado.

No obstante, boberías traicioneras al margen, el objetivo de este brevísimo texto no es otro que el de desenmascarar al farsante. Y es que es eso lo que resulta ser el indignado de la Puerta del Sol: un farsante y un cínico. En definitiva, un niño mimado, otro concepto manejado por Ortega para explicar los distintos caracteres del hombre-masa. Un niño que alborota, grita, patalea… Todo por llamar la atención, pues en el fondo se sabe inmune, protegido por aquella misma institución a la que ataca.

“¿Qué haría el cínico en un pueblo salvaje donde todos, naturalmente y en serio, hacen lo que él, en farsa, considera como su papel personal?”, se pregunta el filósofo al respecto. Pues huiría despavorido porque no está indignado -¿lo recuerdan?, él lo “es”, o sea, se pone la pegatina, nada más-. Quien está indignado no sale a la calle, sonrisa en boca, a mover las manitas y a corear consignas más o menos pegadizas. El que de verdad lo está, si se decide a pisar asfalto, lo hará con el morro torcido, dejando los timbales y las piruetas para mejor ocasión. Y si además de indignado está desesperado, se echará a la calle con un cuchillo entre los dientes, dispuesto a desvalijar la primera sucursal bancaria que se le cruce en el camino o a quemar cuantos edificios de la Administración Pública se le pongan a tiro.

Por eso afirmo que lo del chico del 15-M es pura pose, fuego de artificio, burda impostura. Astracanada de un niño mimado por ese mismo sistema que tanto dice detestar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here