Sociopolítica

Monarquía: a veces lo “barato”, sale caro

      Gracias al ciudadano Urdangarín, los españoles hemos podido conocer parte de lo que nos cuesta mantener la Casa del Rey. Yo no voy a criticar nada de la parte que se ha hecho pública, líbreme Dios, porque no quiero que me tachen de “antisistema”, pero si referirme a aquello que yo saco en conclusión a la vista de los datos que nos han suministrado los medios de comunicación.

En los Presupuestos del Estado, para la Casa del Rey se destinan 8.434.280 euros para todo aquello que supone el gasto que genera el mantenimiento de la Familia Real, incluidos los sueldos del Rey y del Príncipe y gastos de representación, que por cierto en lo que respecta a la Reina, a la Princesa de Asturias y a las infantas, perciben por representar a la Casa Real en distintos actos, un máximo de 375.000 euros anuales para las cuatro, que repartidos equitativamente “tocan” a 93.750 euros cada una, que no está del todo mal, casi 16 millones anuales de las antiguas pesetas.

Visto lo anterior la verdad es que por tratarse de quien se trata no es nada del otro mundo, María Dolores de Cospedal a fin de año gana tanto como el Rey y más que el Príncipe, pero es que claro hay más, mucho más. Unas 500 personas trabajan para la Casa del Rey, si bien, según la prensa, sólo 18 perciben sus retribuciones de la institución, mientras que 139 cobran sus sueldos del Ministerio de la Presidencia y unos 350 dependen de otros departamentos.

Suponiendo que los 139 y 350 cobren un sueldo mileurista ello supone a final de año un costo a las arcas públicas de 5.868.000 euros que hay que añadir a los 8.434.280 euros de asignación presupuestaria directa por lo que ya nos “metemos” en 14.302.280 euros anuales a más de lo que otros ministerios aportan para sufragar distintas actividades y actos de la Casa Real, que seguro que suman un buen pico. No me atrevo a un cálculo exacto porque no dispongo de datos suficientes pero seguro, seguro, que los 20 millones de euros anuales se superan.

Algunos medios han comparado lo que nos cuesta a los españoles el disponer de un monarca como Jefe del Estado y lo que le cuesta a otros países en las mismas circunstancias políticas, siendo la monarquía española la más barata. Esto es muy subjetivo porque en mi opinión lo barato no tiene porqué resultar necesariamente barato, a veces lo barato sale caro.

Lo que más me ha llamado la atención es que TVE nos ofreció un cuadro comparativo de lo que les cuesta a los países que como sistema han adoptado el republicano, no se conque intención se hizo, pero lagarto, lagarto, lo que les cuesta, repito, su Jefe de Estado, el presidente de la República, estos, según TVE, resultaban más caros, pero claro aunque sean más caros los ciudadanos siempre tienen el derecho y la potestad mediante su voto, de quitar y poner al Jefe del Estado, en el caso de la monarquía tienen que “apechugar” con el heredero de turno y decir aquello de “que Dios reparta suerte” y esperar a ver si el siguiente es más eficiente que el anterior y si no pues ajo y agua.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario