El cuento de Olula

0
33

Pretender adjudicarle originalidad a la presentación en Olula del Rey (Almería) de la candidatura de la ex ministra de Defensa, Carmen Chacón, a la Secretaría General del PSOE, no pasa de ser un acto de vulgar demagogia y adjudicarle gran expectación, una falacia.

La única e interesada intención de la aspirante fue ofrecer una imagen de españolidad de la que carece, para que los ciudadanos olviden su faceta de dirigente catalana y militante del PSC (Partido Socialista de Cataluña). Son muchos los españoles que todavía recuerdan su presencia en la manifestación del Sr. Rubianes, el de “la puta España”.

La impresión que causó Chacón en su presentación, muy elaborada, fue más propia de un mitin de campaña electoral que de una oferta programática en la cual se cansó de repetir todos los manidos tópicos al uso sobre la social-democracia (antes socialismo puro y para de contar), si bien, si sorprendieron y gratamente sus cualidades de experta comunicadora, con capacidad para animar e ilusionar a la militancia. Conviene recordar, no obstante, que gran parte de los que acuden a este tipo de celebraciones, están totalmente convencidos de las bondades del orador, otros, por simple curiosidad, y el resto, los morbosos, para escuchar en directo, las alusiones a su oponente y mimado Rubalcaba. Sin ir más lejos, la frase de la catalana: “si decimos primarias, hacemos primarias”, fue todo un misil envenenado.

Obviamente, la candidata, no podía desaprovechar la oportunidad que se le brindaba para demostrar a los suyos que está preparada para ejercer de líder de la oposición y repartir leña cuando corresponda. De hecho, criticó muy duramente a Rajoy por sus primeras y antipopulares medidas. Algo muy propio que como bien saben los expertos en grupos solo buscan la llamada “pausa para aplauso”. El recordar a los asistentes que los resultados electorales del 20-N fueron los peores de toda la historia de la democracia, fue un mimito especialmente dedicado con todo el cariño a su compañero aspirante a la Secretaría General, ex vicepresidente y ex ministro “multiusos”, P. Rubalcaba.

Sin la menor duda, Carmen Chacón está muy bien aconsejada, ambición no le falta y da la sensación de ser muy disciplinada. Tragó mucha quina en el pasado reciente y no está dispuesta a vender barata la piel del oso. Peleará duro hasta el final para alcanzar su meta.

Lo curioso del caso es que los medios de comunicación afines al centro-derecha le otorgan mayores apoyos que a su oponente. Otro tanto ocurre con el tono crítico que la prensa está tratando el empeño de Rajoy en continuar desaparecido y no dar la cara. No es bueno sumir a los ciudadanos entre el despiste y la ignorancia, solo logra avivar la hoguera de la sospecha, primar hermana del desastre. Perder nuevamente la esperanza sería caótico.

Como final, apuntar que los asesores de Rubalcaba se equivocaron al pretender contraprogramar la actuación andaluza de Chacón con la presencia en Valladolid de su candidato para recordar a los reunidos, cuatro gatos, las bondades “del cambio y la unidad” y otras lindezas de corte similar.

Como opina el experto asesor político, Tomac de Varelokivich, el gran problema del cántabro es que, inevitablemente, su pasado le está permanentemente traicionando. Es difícil averiguar a quien preferiría Rajoy como líder de la oposición pero el citado consultor se decanta que optaría por Chacón aunque la victoria recaiga en Rubalcaba. De no ser así, sería hombre muerto políticamente. ¡¡Tiempo al tiempo!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here