Megaupload: Matando moscas a cañonazos

0
44
Multislim Adelgazar

Bajo la consigna, falaz en el continente, que no en el contenido, de proteger al autor, los gobiernos de los diferentes países occidentales se afanan en ir contra la libertad de los internautas de medio mundo, los cuáles sí han sabido adaptarse al consumo que las nuevas tecnologías les proporcionan mientras asisten atónitos a como las leyes siguen empeñadas en detener el progreso y en fiscalizar el mundo online mediante legislaciones puramente físicas.

Ligoteo

Con ello no se consigue más que matar moscas a cañonazos y acabar agravando el problema que sería de fácil resolución, ya que la inmensa mayoría de consumidores de ocio digital estarían dispuestos a pagar por los servicios que disfrutan, pero un precio ajustado al nuevo paradigma tecnológico que estamos viviendo y no nostálgico de tiempos pretéritos que no han de volver.

Por tanto, se trata de romper con la distribución tradicional de ocio y buscar la fórmula de satisfacer la ingente demanda de internautas dispuestos a pagar por las películas que visionan, la música que escuchan y los libros que leen, para que la demanda encuentre su oferta y no tenga que refugiarse en la laguna legal que las nuevas tecnologías siempre han creado a lo largo de la historia.

Es evidente que se rompiendo la manera de trabajar actual se destruiría gran cantidad de puestos de trabajo, eso nadie lo pone en duda, pero no sería más que un ejemplo de la destrucción creativa de Schumpeter, ya que otras oportunidades se abrirían y la pérdida neta sería ínfima, sino ganancia, evitando, por otro lado, los desmanes y los abusos que la falta de legislación apropiada sigue generando.

En definitiva, protección de los derechos de los autores, por supuesto que sí, pero con una legislación adecuada a los tiempos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here