Los siervos del poder oscuro

0
71

Entre las leyes universales existe la Ley de atracción entre  energías afines,   y esa ley tiene más consecuencias de las que en una primera mirada podríamos pensar.

Los pensamientos son energía, y sabemos por la Física que ninguna energía  se pierde. Toda energía,- como en el caso de los pensamientos-  es una  fuerza que  busca en el universo energías afines por la ley de atracción entre iguales. Por ello, energías procedentes del Más allá físico actúan sobre las personas del “más acá”, emitiendo por vía telepática  sus contenidos, tanto positivos como negativos.

Cuando una persona recibe telepáticamente energías negativas  como odio, celos, envidia, deseos de poder, tener o destacar sobre otro, por estar mental y espiritualmente en esa onda de frecuencias, se ven engrosadas las propias y personales formas de pensamientos con otras iguales o semejantes provenientes  de almas del  Más allá. Pueden ser almas de personas fallecidas que no se marcharon aún por querer influir en sus iguales para conseguir lo que no pudieron en vida. Así utilizan a personas vivas induciéndoles a actuar del modo que ellos quieren aprovechando la Ley de semejanza. También pueden ser seres demoniacos que precisan energía negativa humana para vivir sin tener que encarnar como seres humanos  y sufrir las consecuencias de sus actos, o sea, su Karma.

EFECTOS EN LA VIDA PÚBLICA

Detrás de la degeneración  de la conciencia ética y moral de los seres humanos y sus representes públicos  no existe otra cosa  que la influencia  de esos poderes negativos en la sombra que tienen acceso – consciente o no en  los afectados- a las conciencias individuales, debido a la existencia de la mencionada  ley de semejanza, que dice: “Lo igual atraiga a igual”. Así actúan  corrompiendo a los gobernantes mediante “inyecciones” de deseos y pensamientos de poder, prestigio o riquezas,  empujándoles en contra  de quienes se opongan  para conseguir estos deseos. Las gentes que se les someten tienen formas de pensar, sentir y querer semejantes o iguales, y pueden aceptar por ello ser gobernados en la creencia de que van a recibir también una parte satisfactoria de eso mismo., o sea, del “·pastel Tierra”. Por eso les votan, siguen en la TV, aplauden, imitan, admiran, etc.

LOS PODEROSOS ESTÁN DIVIDIDOS

Debido a lo difícil que es ponerse de acuerdo quienes desean lo mismo, los poderosos de este mundo están divididos, se atrincheran tras fronteras que han conseguido imponer a sus vecinos y usan diferentes leyes, himnos, banderas, idiomas y hasta religiones. A causa de esta división de intereses en pugna por conseguir mayores porciones del “pastel Tierra”, pueden producirse  revueltas sociales orquestadas, fugas de capitales, bloqueos comerciales guerras internacionales o guerras civiles inducidas. Hay mucho dinero para todas esas cosas si fuese necesario. Desestabilizar un país es ahora un juego de niños para empresas multinacionales que pueden tener más riquezas y poder que el total de ese país. Acosar  a los gobiernos de un país más pequeño, pero rebelde,  que no siga el juego de los grandes cuando interese, o no cumpla debidamente el rol que se espera debe tener, es un asunto diario.  Acusar a un gobierno de poseer armas de destrucción masiva sin tenerlas, se hace si conviene, lo que  sólo es posible desde una alta comedia de cinismo y extrema desvergüenza, ya que las armas más sofisticadas de destrucción masiva las poseen los “chicos justicieros  del club atómico mundial”, los más agresores a nivel planetario, los más poderosos influenciados por el mundo demoníaco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here