Sociopolítica

La revolución de los justos

A medida que pasan los días nuevos grupos de indignados en  nuevas ciudades y países del mundo se suman a la protesta mundial contra este llamado “Nuevo Orden Mundial”, que no es otra cosa que el viejo orden con más vampiros, más intransigentes, más de acuerdo en cómo actuar  y mejor armados. Y todas esas condiciones llevadas al extremo son las que están conduciendo al mundo a una situación absolutamente insostenible.

Este  barco se hunde y la marinería está comenzando a tomar cartas en el asunto, sin tantas teorías revolucionarias como antes, sin  líderes, sin sindicatos, y dando a entender que las herramientas con que antes se arreglaban las averías se han quedado obsoletas. Que andan acertados lo muestra  la rapidez con  que se extiende el movimiento de indignados porque la Historia ha mostrado sobradamente que las teorías revolucionarias ideadas para conseguir justicia social, libertades públicas,  paz y bienestar mundial han fracasado. Por todo ello nos  encontramos ahora mismo al límite de un modo equivocado de entender la civilización, las relaciones de producción, las relaciones humanas, la relación con Dios  y la política. Élites intelectuales, económicas, religiosas, políticas, todas ellas con el suficiente poder de persuasión, engaño  y  coacción, han llevado a esta civilización al desastre cualquiera que sea el terreno que miremos, pero no a un desastre cualquiera, no a una situación anecdótica o pasajera cuya solución puede estar a la vuelta de la esquina si la confiamos a esos mismos que nos hunden este barco mundo,  sino que henos llegado a un punto de no retorno. Si   miramos el campo medioambiental  pocos podrán dudarlo. Si analizamos el flujo de las riquezas mundiales vemos que se hallan en manos de minorías que por nada del mundo están dispuestos a devolverlas, administrarlas sin explotar a nadie o ponerlas  disposición del bien común, arrepentidos de su ambición y codicia. ¿O piensa alguien  que los ejércitos, que sirven a todos ellos van a dejar de servirles y hacer guerras?

Estamos ante la posibilidad de  un salto cualitativo que ya no pueden dar sino las conciencias libres, que es a quienes pertenece el futuro y este Planeta, pues  como dijo Cristo:”Los mansos poseerán la Tierra”.

Estos días asistimos a los prolegómenos de una revolución  mundial de “mansos”, que quiere poner orden en este desorden. Esperemos que existan las suficientes conciencias despiertas como para tomar en serio el cambio y  hacer posible lo que va a ser un anticipo al salto de los polos que anuncia la Ciencia: el salto de polaridad espiritual y social superadora del materialismo y del autoritarismo, que nos conduzca hacia una nueva aurora mundial desde la renovación espiritual de nuestras vidas y el triunfo sobre el egocentrismo personal. Así será  posible un mundo de libres, iguales, justos y hermanos unidos por el amor altruista a nuestros semejantes y a Dios. De momento algo hay seguro en lo  inmediato: esta civilización materialista y enferma se muere  irremediablemente, y no creo sinceramente  que haya  fuerza humana capaz de evitarlo mientras se sigan aplicando los mismos remedios para esta moribunda  global. Por tanto ha sonado la hora de la revolución de los justos.

El Cristo revolucionario espiritual  ya   nos habló de los justos en el Sermón de la Montaña: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados”. Pero no fue esta la única legitimidad del Cristo de Dios, que tampoco olvidó a los ricos: “¡Ay de vosotros los ricos!, porque habéis recibido en esta vida vuestro consuelo”. Y aún añade en una Manifestación apócrifa (o sea, no reconocida por la Iglesia, como tantas desde Jerónimo): “Los hombres que consideran sus riquezas como propiedad suya son pobres de espíritu. A muchos de los ricos en bienes terrenales se les dio desde la cuna la tarea espiritual, para su vida terrenal, de ser un ejemplo para aquellos ricos que se atan a sus riquezas con un corazón obstinado e intransigente, y cuyos únicos pensamientos y aspiraciones son aumentarlas para sí mismos. Un hombre que es rico en bienes terrenales, que ha comprendido que su riqueza es un don que tan solo ha recibido de Dios para aportarlo a la gran totalidad para el bien de todos, y que lo administra para todos legítimamente, ese está realizando la ley de la igualdad, la unidad y la fraternidad. Él está colaborando como donante desinteresado para que los pobres no tengan que sufrir necesidades ni los ricos vivan con lujo.

De esta manera se producirá paulatinamente un equilibrio, una clase media elevada para todos los que estén dispuestos a cumplir desinteresadamente la ley “ora y trabaja”. Así, muy paulatinamente crecerá la verdadera humanidad de una colectividad cuyos miembros no acumularán bienes terrenales personales, sino considerarán todo como propiedad común, que les ha sido dada por Dios.

 Si el rico considera el dinero y los bienes como algo propio y en razón de sus riquezas es bien visto en el mundo, vivirá en las próximas vidas terrenales- como efecto de sus causas- en países pobres mendigando el pan que como rico en su vida les negó a los pobres”. Esto se dará mientras aún sean posibles encarnaciones de este tipo”. El alma de un rico tal tampoco encontrará reposo en los planos de purificación. Las almas pobres en luz que por su causa tuvieron que soportar sufrimientos y hambre en vestido terrenal, lo reconocerán como aquel que les retuvo sin derecho lo que les habría podido ayudar a salir de los enredos del yo humano. Muchas  los acusarán, y entonces sentirá su alma misma cómo estas sufrieron y pasaron hambre. De esta manera, un hombre que como alma en vestido terrenal fue rica y bien vista, puede sufrir grandes penas. Estas penas son más grandes que si en vestido terrenal hubiese tenido que mendigar pan.

Comprended: de acuerdo con las leyes del Eterno, a todo el que guarda desinteresadamente el mandamiento “ora y trabaja” le corresponde lo mismo; pues Dios da a cada cual lo que necesita y aún más. Pero mientras no todos los hombres se atengan a este mandamiento, habrá en la Tierra los llamados ricos.

FIN

(Hasta aquí la cita)

Nota: No se recomienda este artículo como lectura de cabecera para banqueros, clérigos, invasores ni evasores, por si  al tocar  su conciencia- cosa difícil pero no imposible- diera lugar a crisis de insomnio pertinaz. Si es usted uno de ellos, se recomienda no dejar este escrito en su mesita de noche. En  caso de duda consulte con su confesor.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario