Juan José Cortés, del dolor a la política

0
64

El padre de Mary Luz, la niña de cinco años asesinada en Huelva en 2008 por un pederasta, acaba de ser contratado como asesor del grupo municipal del Partido Popular del Ayuntamiento de Sevilla para temas de marginación y exclusión social.

Juan José Cortés despertó las simpatías y el reconocimiento de cuantos siguieron aquel trágico suceso a través de los medios de comunicación por la templanza y sensatez con que supo reaccionar, sin dejarse llevar por la histeria y los ánimos de venganza que todos solicitaban y esperaban. No por ello ha confiado en la justicia ni en unas autoridades que, con la misma premura con que se solidarizan con las víctimas, se olvidan de ellas.

Juan José Cortés, que ha promovido la recogida de firmas para que se instaure la cadena perpetua en los casos de asesinatos de niños y pederastia, fue sondeado por varios partidos políticos para incluirlo en sus tickets electorales, ante la simpatía y el reconocimiento que despierta en la gente. Antes del asesinato de su hija, Cortés militaba en el PSOE, mantuvo contactos con UPyD y finalmente se acercó al Partido Popular cuando esta formación respaldó su lucha por la reforma del Código Penal.
Hombre de maneras tranquilas y hablar sosegado, Juan José Cortés es pastor evangélico y, desde la pérdida de su hija, no ha cejado para que la ley recoja la cadena perpetua efectiva. Ello explica, tal vez, sus contactos con diferentes partidos políticos hasta que el Alcalde de Sevilla consigue atraerlo para un puesto de asesor en el que, desde la acción política, poder dedicarse a “defender a mi gente”. Es indudable que este gitano, criado en la marginación, que se ha visto envuelto en un extraño tiroteo familiar, pero que ha sabido mantener una imagen de seriedad y templanza, puede albergar genuinos deseos por aprovechar las simpatías y el reconocimiento que consigue de la gente para cumplir su sueño de endurecer las penas por delitos como los cometidos contra su hija. Es justo y legítimo. Es posible que el sufrimiento padecido y los esfuerzos para que la justicia ofrezca una faz menos indulgente, sean méritos para asesorar a jueces y políticos, como el Alcalde de Sevilla (juez en excedencia), acerca de las iniciativas a implementar en asuntos de marginación social.
Lo único sospechoso es la persona que se contrata y el momento de hacerlo público, a tres días de las elecciones autonómicas en Andalucía. Economistas, sociólogos, trabajadores sociales, urbanistas y demás técnicos debaten de antiguo sobre un problema cuya solución es compleja y requiere ingentes inversiones en educación, integración y promoción laboral. ONG y religiosos intentan paliar sus efectos ofreciendo soluciones parciales a la falta da sanidad y recursos de todo tipo. Tal vez falte la sensibilidad que Juan José Cortés podría añadir a esta tarea. Pero mucho me temo -aunque nada me gustaría más que equivocarme- que ello no es lo que persigue el PP con este anuncio inesperado y tan oportuno, sino atraer a sus siglas las simpatías y el reconocimiento que despierta este hombre entre la gente. Es, en cualquier caso, la lucha más peligrosa y difícil que emprende tras el asesinato de su hija: mantener su integridad y honestidad, evitando que no lo manipulen con fines espurios. Ojalá tenga suerte y no vuelva a verse “decepcionado” con la política.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here