Sociopolítica

Problemático pacto PSOE-IU en Andalucía

Sobre los resultados de las recientes elecciones autonómicas andaluzas, se han escrito cientos de artículos, editoriales, colaboraciones, cartas, etc. Con opiniones de todo tipo, dependiendo de la orientación política del medio y del periodista o comentarista de turno, situación muy semejante a la reproducida en las tertulias de televisión y emisoras de radio. Para los partidos y como siempre, todos han ganado y ninguno se considera perdedor, si bien en este caso, quien verdaderamente tiene en sus manos el otorgar la presidencia de la Junta, es Izquierda Unida con los doce escaños obtenidos, que muy posiblemente formará coalición con el PSOE. Aunque en estos comicios el PP fue por primera vez el partido más votado (50 diputados), al no haber alcanzado los 55 necesarios para la mayoría absoluta, aparentemente, no le servirán para nada.

Ahora bien, dejando al margen el poder que pueda ser logrado por vía de la suma aritmética, las repercusiones que puedan suponer los resultados electorales y la consiguiente coalición citada, PSOE-IU, debido al antagonismo existente entre ambas formaciones, va a resultar mucho complejo de lo que parece, debido al odio y rencor que se profesan, unido a las previsibles y negativas consecuencias no solo para Andalucía sino para el conjunto del país.

De todos es conocido que en la Comunidad Andaluza, como en las restantes aunque en distintas proporciones, durante los años de bonanza, las economías gastaban mucho más de lo que producían viviendo del crédito fácil concedido por los mercados, que se mostraban ampliamente generosos, financiándose gastos superfluos, caprichos y excentricidades fuera de tono que ahora estamos intentando pagar. De esta alocada carrera de derroche incontrolado, Andalucía, con una construcción desbordada, ha sido una de las regiones más afectadas y por lo tanto de las que peor deberán pasarla cuando se apliquen los necesarios recortes. Criticar a los mercados, con independencia de ser una imbecilidad más, no sirve para nada y aporta menos.

Como todos conocemos y padecemos, el nuevo Gobierno del PP está acometiendo toda una serie de reformas: laboral, financiera, etc. que a pesar del sacrificio que está suponiendo no es suficiente, según nos cuentan, para recuperar la confianza perdida.

Retornando a Andalucía, la ridícula intención del presidente en funciones, José Antonio Griñan, de incluir a IU en el gobierno de la Junta durante los cuatro años, según lo publicado, obedece a compartir todas las protesta que les van a llover, cuando comiencen a aplicarse los duros y necesarios ajustes presupuestarios, con despidos incluidos, más los que provengan del Gobierno y la UE. Capítulo aparte serán las posibles discrepancias que puedan surgir entre PSOE e IU, cuando se conozca la auténtica realidad contable de la Junta, deudas a proveedores, etc. Todo lo cual puede poner en solfa la pretendida maniobra de blindaje de Griñan para repartirse las bofetadas y que IU no trague.

A la vista de lo planteado, no parece muy coherente la propuesta realizada por parte del PP al PSOE de formar Gobierno, cuando los populares se han cansado de criticar en todos los foros y medios de comunicación, todas las tropelías y barbaridades cometidas por los socialistas, comenzando por los ERE, el más cruel e ignominioso latrocinio perpetrado contra los trabajadores. En la misma línea pero cambiando de partido, también cabe cuestionarse hasta que punto aceptarán las bases y muchos dirigentes de IU, el formar parte de un Gobierno con un partido (PSOE), que se ha atrevido a estafar a los trabajadores. Argumento difícilmente entendible para una formación política como IU que siempre se ha distinguido por su honradez y defensa de los trabajadores.

El histórico líder comunista, José Antonio Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda y diputado electo de Izquierda Unida, desde el primer momento, no ha tenido el más mínimo recato a la hora de criticar el posible pacto de IU con el PSOE auspiciado por el coordinador Diego Valderas (IU). Gordillo, sin pelos en la lengua, hace responsable al PSOE de los 1.250.000 parados existentes en Andalucía tras 32 años gobernando la Comunidad, los tres millones de pobres y un 30% de familias en las grandes ciudades, que viven por debajo del umbral de la pobreza, cayendo en la bajeza y corrupción de regalar el dinero de los ERE a cierta gente por el hecho de tener carnet del partido (PSOE). Se podrá decir más alto, pero más claro, imposible.

Lo que si ha quedado patente es que en IU no están dispuestos a tolerar presiones de ningún tipo por parte de Grián hasta que no finalice el proceso de consulta con sus bases, de acuerdo con el artículo 42 de los estatutos de la organización, lo que implica que todavía la decisión está en el tejado, si bien, ladinamente, el presidente en funciones de la Junta ha insinuado que cuanto más se demore la decisión “todo será más complicado”.

Por su parte y como era de esperar. Vergonzosamente, los sindicatos CC.OO. y UGT, están apoyando el pacto para tratar de mantener las subvenciones y ayudas a la formación, pero lo cierto y verdad es que la pretendida coalición se está convirtiendo en un complicado laberinto, en el cual encontrar una salida airosa no va a resultar tarea fácil. Una vez creada la comisión de investigación sobre los ERE impuesta por IU, es muy posible que aparezcan nuevos datos que presuntamente acusen a otros dirigentes socialistas y se incremente la cantidad defraudada. Los tribunales de Justicia son lentos y las sentencias se harán públicas pasados unos años pero no ocurre lo mismo con los tribunales políticos que actúan con gran celeridad. Sobre este nada edificante asunto aparecerán informaciones que serán publicadas en la prensa extranjera, lo que sin duda contribuirá todavía más a deteriorar nuestra maltrecha imagen.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario