Sociopolítica

Comisiones de Investigación, ¿una utopía?

Los socialistas están intentando por todos los medios boicotear el concepto, contenido y eficacia de las llamadas y nunca autorizadas por la Junta de Andalucía, “comisiones de investigación”, en sus negociaciones con IU, previas a la formación de una coalición de Gobierno de Gobierno para los cuatro años de legislatura. La formación comunista, de acuerdo con el contrato firmado ante notario por su Coordinador General, Diego Valderas, quedó perfectamente recogido el compromiso de reformar el Reglamento Parlamentario para que “nadie pueda vetar una comisión de investigación en su seno”, con lo cual, todo lo que no sea respetar dicho pacto serán ganas de incordiar y desvirtuar el contenido del mismo con maniobras arteras, con las que no están dispuestas a tragar las bases de IU, tal como vienen ratificando en las asambleas celebradas hasta el momento aunque en el simulacro de referendun que se celebrará el martes dia 24, quedará aprobado el pacto de Gobierno motivado por el hambre de poder de la directiva de IU, aunque para ello tengan que vincularse a la corrupción socialista que tanto han denostado.

En función del compromiso tras las elecciones, IU ya presentó en el Parlamento la solicitud de una “comisión de investigación sobre los ERE irregulares”, en la cual y por razones obvias, documentación existente y declaraciones de los imputados, sin la menor duda, saldrán a la luz tal cantidad de escandalosas irregularidades que dificultarán el acuerdo. El proyecto inicial consistía en apoyar símplemente la candidatura de José-Antonio Griñan y a continuación pasar a formar parte de la oposición parlamentaria, algo que los sociealistas jamás aceptarían porque saben a lo que se arriesgarían. Para empezar, ni Rubalcaba (PSOE), ni Cayo Lara (IU), no han querido participar en las negociaciones gestadas en Andalucía por lo que pueda ocurrir….

El entendimiento entre estas dos formaciones políticas, históricamente antagónicas, no es tarea fácil, ni tan sencillo el tragarse las descalificaciones que se han dedicado mutuamente los dos partidos en la pasada campaña electoral. Tratar de olvidar todo lo ocurrido por conveniencia de unos cuantos, está complicando la posibilidad de llegar a acuerdos sólidos para toda las legislatura, si bien, en este caso, al carecer de otra salida, estarán condenados a entenderse, a costa de soportar todo tipo de especulaciones sobre el funcionamiento y la duración del posible acuerdo.

A algunos miembros de IU se les está notando demasiado el ansia de tocar poder y ya sueñan con el despachito en San Telmo, ambición que detesta y conoce perfectamente la militancia del partido, y mucho menos el que se les tome por meros figurones en la trama que se está urdiendo a sus espaldas. Las bases tienen muy claro lo que se les prometió, consistente en que no se dará ningún paso que no fuese previamente aceptado por referéndum, lo cual no se cumplirá.

Dudas similares albergan sobre varios de los compromisos adquiridos ante notario sobre la participación y regeneración democrática, que quizá se queden en papel mojado, con la consiguiente frustración de todos aquellos que han creido en tales propósitos.

En Valderas, el ansia de poltrona es excesivamente descarado, y debería tener un cuidado exquisito con los sectores críticos a los que no será tan fácil embaucar, si bien contará con poder suficiente para repartir favores y otorgar carguitos con apetecibles sueldos. Todo esto aderezado con la amargura y sin vivir que les seguirá proporcionando la juez Alaya que continuará impertérrita con su investigación sobre el fraude millonario de las prejubilaciones a dedo, más lo que surja….Hoy ha sido decretado el encarcelamiento del ex consejero de Empleo, Antonio Fernandez. El escalafón asciende de categoría peligrosamente…¿Quien será el próximo candidato a ingresar en la trena?….¡¡Tiempo al tiempo!!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario