Sociopolítica

En Washington Heights: Teatrillo de marionetas

Westchester, NY.- Funglode es un gran coleccionista de juguetes. De juguetes políticos. La Fundación Global Democracia y Desarrollo, como se le conoce en el mundo del márquetin político, es presidida por el actual Presidente dominicano Leonel Fernández Reina. Para fines de este mosaico llamaremos a Funglode: el observatorio de control. Ello así porque no solo fabrica ideas, concursos, plataformas políticas, sino que su fuerte mayor son las marionetas. De estos “tipos” de  juguetes son fanáticos los intelectuales, artistas y trabadores de la cultura que andan siempre en  “búsqueda”. En su edición nueva ordenada desde un “warehouse”  político de Republica Dominicana consiguió muchas marionetas nuevas, y están a la venta.  En la Edición Púrpura Versión 7, se incluye y resumen series pasadas de  marionetas, o juguetes, construidos con alambres atados a los ligamentos y conexiones  políticas de ciertos “cuerpos”. Porque hay marionetas de metal, de madera y marionetas humanas.

El observatorio de control ha preparado para la temporada un Teatrillo para jugar con  estas marionetas. Ha adquirido modelos y materia prima en la comunidad dominicana de New York, envasado todo en la llamada “maquinaría cultural” de escaso talento, y que se hace mover por  hilos que seudo representan a la llamada diáspora dominicana. El Teatrillo se llama “La 9na Feria Internacional de Mujeres Escritoras”. Tómese en cuenta que gracias a la capacidad cultural simplona de dichos juguetes (las marionetas o “puppets”) estos permiten se les manipule y controle fácilmente con las manos.

La nueva Serie  puede ser suya por una cantidad irrisoria y básicamente por la capacidad de autodenominarse poeta, pintora, escultora, ensayista, activista cultural, editora.  Etc., etc., etc.

Debemos incluir la gran oferta cultural que  ya circula en los predios de la comunidad dominicana de Washington Heights y que concluirá el 16 de Mayo, del 2012. Día de las Elecciones Generales de República Dominicana, donde habrá de elegirse a uno de dos: Al futuro presidente para que  guie  los destinos de la nación dominicana. O, al mejor representante (¿?)del  equipo de “puppeteers” encabezado por el Manipulador Mayor (léase Partido de la Liberación Dominicana y Leonel Fernández respectivamente).

Funglode, o el observatorio de control, hizo lo correcto en la plaza de la oferta y la demanda -en que está convertida la comunidad dominicana de New York-, aprovechando así este maravilloso especial monto con el Centro de Desarrollo de la Mujer Dominicana, (conocida agencia de servicios enfocada en la problemática de la mujer), un teatrillo cultural de proyección  farandulera.

El teatrillo del Centro viene en otra edición separada aparentemente desconectada de la manipulación política-cultural, pero con suficiente fuerza  para apoyar  el peso de un show completo… La mencionada agencia no necesita de ningún “clérigo” para tener voz femenina, ya que ha logrado crear, mantener y mover sus propias voces de mujeres alambricas con una sola manipuladora: Su Directora Ejecutiva Rosita Romero, tan capacitada que erigida en “lídera” ha podido separar sin mayores inconvenientes aquellas voces que no coinciden con  lo que denominó la “mafia feminista”, saliendo ilesa de Cortes laborales con la ayuda de concejales, senadores y otros enclaves políticos, donde las demandantes –empleadas por supuesto de dicho centro- , han tenido que firmar  documentos, “statements”, “summaries” para no hablar del asunto públicamente.

Este Centro, sus manipulaciones y  muñecas tienen larga data en el uso de “alambres” de una de las versiones  de la izquierda roja dominicana, es decir PTD, o como en el argot político dominicano, se le llama a los maoístas.  Este  PTD renovado con nuevos estilos y colores de marionetas, está al alcance de ciertos tontos y hambrientos de publicidad literaria. Entiéndase, “puppets”, o digamos para fines de este mosaico, las marionetas de Mao Zedong.

Y es que nadie es tonto

en el juego de las marionetas

y cada cual juega su juego

de patrocinio y coauspicio. 

No me deja mentir el hoy concejal Ydanis Rodríguez, “petediano” consumado y resumido en el pensamiento danilista, vía los acuerdos de la gente de Espinosa y Díaz Jaqués. Rodríguez, el concejal, su séquito de secretarias y asistentes, así como el hoy Senador Adriano Espaillat, en la persona de su asesor de prensa, señor Disraeli Guillen,  otorga y niega “citations”,  participación y presencia a todo aquel  que no sea de la oficialidad cultural afiliada, alineada y con vínculos peledeistas…

La lluvia de reconocimientos del momento actual ha sido fríamente  calculada.  Siempre han estado juntos y revueltos: “danilista”,  “jaimedavidistas”, “PTD” y las juntiñas de tunantes culturales… Solo así se explica lo que vimos en youtube. Ah!, el “youtubeo” criticado  solo si  los  “youtuberos” son los otros. Lo que explica tanto márquetin del observatorio de control, es decir, Funglode. Tantos primeros, segundos y terceros premios, tanto auspicio a la falta de criterios literario, tanto adanismo por aparentar ser creadores de lo que hace rato crearon y fomentaron otros…tiene que mover sospechas.

Y es que nadie es tonto en el juego de las marionetas y cada cual juega su juego de patrocinio y coauspicio. Lo sabe Ana García del Colegio Comunal Eugenio María de Hostos, desde la época en que el gobierno estudiantil de ese centro estaba en manos de estudiantes cercanos al PRD, y ella los combatía. Y saben todos  que García Reyes, es amiga incondicional del manipulador mayor del juego de las marionetas púrpuras, el Presidente Leonel Fernández. Lo único que sí parecía desconocer García Reyes, es que esa Feria donde fue homenajeada fue creada por Hortensia González Ortiz y Miriam Mejía, dos grandes ausentes de la noche… Y, omitidas adrede. ¿O sí lo sabía Ana García Reyes?

La selección de una joven iniciada en la literatura, sin obra que mostrar a no ser dos libros auto publicados y con apenas media docena de años en el activismo cultural del Alto Manhattan, solo tiene un nombre: Tapón. Por supuesto que  ni ella misma se da cuenta que forma parte del alambrerío con el que se intentó montar el teatrillo. Tampoco es casual que ella, además de ser una “Big Bird” en esa fiesta de puppets, también provenga de la misma colección de juguetes que el observatorio guarda con esmero en los warehouse de RD, léase PTD-fracción que se recuesta  cuando no de Guillermo Moreno, o del danilismo, indirectamente

Denomino estas movidas como marioneteo  académico, agenciático  y cultural  a veces, a control remoto. Otras vía la telepatía del transfuguismo migracional. Aquí lo interesante es que en las fiestas de marionetas es hasta normal y bien visto que los titiriteros no se dejen ver. Sin embargo en el teatrillo montado para la ocasión todo el aparataje quedó obvio. Esa obviedad es lo que explica que el Concejal Ydanis Rodríguez, durante su intervención  en el acto  hiciera campaña a favor del Senador Adriano Espaillat, quien aspira a convertirse en congresista desafiando al legendario Charles Rangel, quien tiene como Director de campaña a un dominicano: Moisés Pérez, el ex director de Alianza Dominicana. El teatrillo dejó obvio mapas y mapitas…

En el juego de las marionetas cada pieza es movida y ocupa su lugar. Así en el teatrillo de marionetas descrito aquí, el consulado Dominicano en NY, el Comisionado de cultura  Carlos Sánchez, Ramona Hernández, la directora del Instituto de Estudios Dominicanos, institución que puso en las manos de Leonel Fernández y su Funglode, el abortado Consejo Consultivo, y todos los nombrados y los que faltan por nombrar y que todos conocemos sus  “atributos”, jugaron su papel durante los días que duro dicho teatrillo, digo “feria”.

En el juego de las marionetas

cada pieza es movida

y ocupa su lugar

El teatrillo de marionetas incluyo además discursos erráticos, uso de dominicanismos inapropiados, convirtiendo mendigando en mendingando… También el uso del sarcasmo y armas de doble filo. Por ejemplo cuando se leyó la bibliografía de Ana Reyes, se recalcó que ella aportaba desinteresadamente  a todos  con su bondad y conocimientos desde esa plaza del PLD, en que ha quedado convertido el colegio comunitario Eugenio María de Hostos, respetando García Reyes el partidismo de cada. Muy romántico…

En la geografía de este artículo dejo claro la cantidad exagerada de autobombos, adjetivos rimbombantes para destacar el talento inexistente, el aupamiento, para mostrar un supuesto trabajo cultural y literario que, penosamente no tenían  la mayoría de las homenajeadas, auto evaluándose ellas mismas y, por qué  no decirlo, la “pose” de humildad de una de las homenajeadas en el campo literario, repitiendo en cada intervención que no merecía el reconocimiento, pero, ¿entonces por qué estaba allí de cuerpo presente?

Y qué decir de los baches en el aire de la flamante escritora Lourdes Batista, quien tuvo diversos inconvenientes en la lectura de las biografías de las homenajeadas. En este artículo queda liberada de la pesada carga de ser mujer alámbrica, dejándola por el momento en su “cama voladora”. La razón, es sencilla: su performance en ese teatrillo que se llamo la 9na Feria Internacional de Mujeres Escritoras era leer  lo que  las  popeteras  le habían mal redactado: las biografías de las homenajeadas.

En el teatrillo también hubo algunos títeres de luz: aquellas marionetas que se movían en el escenario y se ocultaban convenientemente. A saber, la directora pública del Teatrillo, lucía perdida en algunos momentos, mientras por algunos de los rincones tras bambalinas sobresalía la silueta de una peledeista culturosa: Jacqueline Guillamo, ya con el certificado, la “citation” o nota a seguir en el performance.

“La Guillamo”, con sus entradas y salidas, (trucos de marionetas) daba en la diana de lo que en el show debía continuar. Su aparecer y desaparecer a contraluz tras las cortinas, ofertaba al espectador una tridimensionalidad  única en su clase, dejando al descubierto quién comandaba el show y, confirmando que el teatrillo también tenía sus “Títeres de cortinas de luz”. No obstante, fue evidente que el teatrillo carecía de una “postura global de marionetas”. Y eso que tenían todo el apoyo global y los diccionarios de Funglode

Definitivamente, el teatrillo tuvo sus aciertos: la cara de desconcierto de una Millelle Palmanzar, el perturbado rostro de Elizabeth Balaguer, el llanto de Mary Ely Grateraux, ante las críticas de los asistentes, posteriormente las croniquillas de elogios provenientes de un profesor de titiritero , como se le llamaba a la “especie” en la época victoriana, pero que aquí no pasa de ser uno los “paridores” más prolíferos de “talentos” de marionetas en la comunidad dominicana, vía la otrora Casa de la Cultura Dominicana -época del ex presidente Jorge Blanco, y más recientemente su propio laboratorio de gerencia cultural. Ese “gladiolo” a veces critica y otra fustiga ausencia de simple comas y el punto y seguido…

Todo sumado a un coro de  maniquíes, de ventrílocuos  comunitarios, donde no hizo falta “lanzamientos de voz”, que hicieran aparentar que los ventrílocuos hablaban, pues los ventrílocuos del teatrillo que mostró marionetas en oferta, sí que hablaban y lo hicieron hasta por los codos. Así mismo  los  profetas de barriga, titiriteros, popeteras que dieron lo mejor de si aquella noche. Mas hizo falta la marioneta que coteja la cosa del español con lo taíno (al estilo las marionetas mexicanas), pero le quedó bien a Irka Mateo. Digna su intervención en el teatrillo. Tampoco se trata de pedir peras al olmo…

Lo interesante es que algunas de las popeteras ejecutivas de la “Feria” tenían el pelo suelto, que se acomodaban constantemente con las manos. Todo en feliz coincidencia con los materiales de lana, algodón, papel fieltro y demás materiales sintéticos usados  en la producción de los pelos que comúnmente  exhiben las marionetas y ventrílocuos.

Finalmente, si algo de “fantoche” tiene este artículo, mil perdones. Pues me estoy  entrenando en  estos menesteres. Mí pericia en ventriloquía, puppets, marionetas  y demás efectos de muñecos  manejados detrás de las cortinas, ya sea con alambres, sogas, hilos, se lo debo a una laureada escritora de quien conservo fotos y vídeos de cuando ejercía  de payasa en los cumpleaños de mi hijo.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario