Economía

Los asuntos de la Eurozona

Después de su última derrota electoral, Angela Merkel ha recibido a François Hollande en Berlín. Ambos saben que la atención internacional está puesta en la política europea. El nuevo presidente francés no le ha llevado presentes de cortesía, sino «el regalo del crecimiento, del empleo, de la actividad económica». No se han tomado decisiones de este primer encuentro, que «será una toma de contacto, una forma de conocernos y también de decir francamente lo que pensamos», como dijo Hollande, antes de la entrevista. Es consciente de que las diferencias existen, pero también de la necesidad de que Francia y Alemania trabajen juntas y por ello buscarán «puntos de compromiso».

DESCUERDOS Y PUNTOS EN COMÚN

Principales desacuerdos

Crisis de la eurozona. Merkel y Hollande personifican dos corrientes enfrentadas sobre cómo salir de la crisis: austeridad contra crecimiento. La canciller defiende que la mejor forma de salir de la crisis de la deuda es disminuir el peso de esta y se opone a cualquier medida que conlleve un aumento de los déficits de cada país. El socialista francés estima que demasiada austeridad mata el crecimiento y acentúa la crisis.

Pacto Fiscal.– La canciller considera intocable el Pacto de Estabilidad Fiscal, que consagra en las legislaciones nacionales los preceptos alemanes de austeridad y que fue firmado por 25 países de la UE. Tras proclamar durante la campaña que quería renegociarlo, Hollande se limita ahora a querer complementarlo con un «pacto de crecimiento».

Euro-bonos. Merkel se niega en redondo a la idea de mutualizar la deuda de la eurozona y compartir los riesgos, ya que llevaría a Alemania, principal contribuyente, a desembolsar más por sus vecinos, mientras que los países fuertemente endeudados se verían incitados a relajar sus esfuerzos para reducir el déficit. En cambio, Hollande piensa que eso podría ser en parte la solución a la crisis, aunque ha dejado de hablar del asunto y prefiere ahora los euro-bonos, que consisten en la obtención de créditos europeos para financiar algunos proyectos. En este caso, a lo mejor la canciller puede ceder.

Banco Central Europeo. Como la mayoría de los alemanes, Merkel defiende sin fisuras la independencia del BCE, creado a imagen del banco central alemán, el Bundesbank. Hollande quiere que el BCE sea más activo para resolver la crisis y preste directamente a los Estados, lo que sus estatutos prohíben.

Afganistán.- Con el tercer mayor contingente en el país asiático, Alemania ha exigido que se cumpla el calendario de retirada fijado por la OTAN, de aquí a finales del 2014. Hollande tendrá que explicar a Merkel y al presidente Barack Obama el viernes en Camp David por qué quiere adelantar la retirada de las tropas francesas a este año.

Puntos comunes

Relaciones bilaterales. Ambos subrayan la importancia del motor franco-alemán para la integración europea y sin duda lo volverán a hacer de nuevo. Merkel ha consagrado su mensaje semanal a defender el eje París-Berlín. Pero Hollande podría optar por ampliar el círculo del liderazgo europeo al italiano Mario Monti.

Banco Europeo de Inversiones. Ya hay acuerdo sobre algunas de las propuestas de Hollande para estimular el crecimiento. Berlín es, por ejemplo, uno de los más entusiastas defensores de una tasa a las transacciones financieras y aboga por un creciente papel del Banco Europeo de Inversiones. Tanto Francia como Alemania quieren desbloquear los fondos estructurales en suspenso para invertir en infraestructuras y energías renovables.

España

Reformas.- No somos un país “intervenido”, pero si que somos un país “dirigido”. Nuestro Gobierno,  digamos, se encuentra en la difícil tarea de demostrar a la Euro-zona y al mundo, que somos un “país fiable” y está haciendo todas la reformas que considera necesarias para aumentar la austeridad interna, con el objetivo de cumplir con los objetivos de déficit comprometidos, como primera tarea y a la espera de que esto le sea favorable, en el futuro, para poder crecer y generar empleo, ya que nuestro principal problema es el paro. Ahora toca “obedecer” a los mandatos de Europa.

Mercados.- No conseguimos que los Mercados crean que España pueda resolver el problema y a ello, contribuyen, principalmente la previsible salida de Grecia de la Zona Euro y los varapalos sufridos por empresas como Repsol y Bankia, entre otras.

Se ha hecho una nueva reforma del Sistema Financiero, que según los analistas, era el principal problema para que la Prima de Riesgo suba de manera descomunal. Se ha superado la barrera de los 500 puntos y esto es muy grave (no debemos de olvidar que Portugal fue rescatada cuando su Prima llegó a los 517 puntos), pero, de momento, no se ven los resultados y el mercado de Renta Variable, está por los suelos, con un Indice del Ibex 35, en los 6.502,90, al día y hora de este artículo.

Crecimiento.- Sin crecimiento, nunca se va a generar empleo y para el crecimiento, es imprescindible que fluya el crédito. El crédito no va a fluir, con las medidas de aprovisionamiento que se acaban de instaurar. Con este panorama, en mis conocimientos de economía, me confieso incapaz de arbitrar una solución. Habrá que ir, como siempre se ha dicho, a un termino medio.

Impuestos.- Según la teoría económica que yo he recibido de las universidades donde he estudiado, una bajada de impuestos es posible que ayude a un crecimiento de la economía, pero lo que inexorablemente está en contra del mismo, es la subida de impuestos. En España ya se ha subido el IRPF y el IS, brevemente le van a tocar a los Impuestos Especiales, y mas tarde o mas temprano, acabaran por subir el impuesto mas injusto de todos que es el IVA.

Espero que si alguien, a través de los Comentarios, me puede ayudar a mi y a los demás, a verle la luz al túnel, donde estamos metidos, se preste a hacerlo.


Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario