Ciencia

Un tratado global ‘mejoraría el acceso a la salud’

Una convención internacional vinculante permitiría avanzar hacia un acceso más equitativo a la I+D en salud, dicen Suerie Moon y colegas.

El actual sistema de investigación y desarrollo (I+D) de nuevas medicinas no satisface adecuadamente las necesidades de la mayor parte de la población mundial, el 80 por ciento de la cual vive en países de ingresos bajos y medios, plantean Suerie Moon, Jorge Bermudez y Ellen ‘t Hoen, en la revista PLoS Medicine (15 de mayo).

El mundo necesita más acceso a fármacos antimicrobianos, para la diabetes, el cáncer y las enfermedades olvidadas Kaytee Riek/ Flickr

Un ejemplo de lo anterior es la falta de medicinas para enfermedades olvidadas, que al afectar a poblaciones con escaso poder de compra ofrecen poco incentivo a la industria para invertir en I+D.

A lo anterior se suma el escaso acceso mundial a antimicrobianos y a medicinas para enfermedades de incidencia global, como diabetes y cáncer.

Los autores reconocen que en los últimos años se han implementado políticas exitosas.

La flexibilización de los derechos de patentes ha bajado el costo y ampliado el acceso mundial a antirretrovirales; nuevos fondos internacionales han permitido financiar medicinas para enfermedades olvidadas y las Asociaciones para el Desarrollo de Productos han incrementado la investigación, capacitación y transferencia tecnológica en el .

Sin embargo, dichos esfuerzos siguen siendo fragmentados e insuficientes para generar el financiamiento necesario para hacer investigación, dependen demasiado de los fondos y las prioridades de los donantes, y cubren una variedad limitada de enfermedades.

Moon, Bermudez y Hoen plantean que se requieren herramientas efectivas para generar I+D médica como un bien público mundial que beneficie a todos.

Para enfrentar esta situación en forma sistematizada, en abril de 2012 el Grupo Consultivo de Expertos en I+D: Financiación y Coordinación (CEWG, por su sigla en inglés) de la OMS, recomendó que los gobiernos comiencen a negociar una convención mundial de I+D médica.

Dicha convención vinculante incluiría la obligación para los gobiernos de invertir en I+D, la distribución equitativa de contribuciones para los países, prioridades guiadas por necesidades de salud, medidas para asegurar el acceso a los productos finales y formas innovadoras de incentivar la I+D.

Este tratado podría ser auspiciado por la OMS, que permite que sus 194 países miembros negocien leyes internacionales.

Los autores propician la creación de un tratado que complemente y amplíe las iniciativas existentes, apuntando a cuatro áreas donde el sistema sigue siendo particularmente débil: costos accesibles, financiamiento sostenible, eficiencia en la innovación y gobernabilidad equitativa centrada en la salud.

Una convención internacional vinculante, sostienen, debería basarse en la noción de que un sistema política y financieramente sostenible de generación de investigación médica requerirá tanto de la contribución equitativa de todos, como de un reparto equitativo de beneficios para todos.

La recomendación de la CEWG es una oportunidad sin precedentes para que los líderes de gobierno, la sociedad civil, la industria y la academia hagan progresar el actual sistema de I+D, concluyen.

Suerie Moon (Foro sobre Gobernabilidad Global para la Salud del Instituto de Salud Global de Harvard, y Escuela de Salud Pública de Harvard, EE.UU.); Jorge Bermudez (Fundación Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro, Brasil), Ellen ‘t Hoen (IS Academy HIV/AIDS, Escuela de Investigación en Ciencias Sociales, Universidad de Amsterdam, Holanda).

Fuente: PLoS Medicine

SciDev.net

Enlace al artículo completo en PLoS Medicine

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario