Economía

Al filo del rescate

La Banca española está arrastrando a la economía de todo un país al rescate. Y el rescate significa intervención; e intervención significa que las cuentas del Estado y las decisiones ya no se tomarán desde Madrid o desde las Comunidades Autónomas. Intervención significa que las decisiones se tomarán desde Bruselas, es decir, desde Berlín. Además, una posible intervención, o rescate (que viene a ser lo mismo a efectos prácticos), impediría que el Tesoro Español acceda al crédito de los mercados. Actualmente el fondo de rescate europeo no puede inyectarse directamente en el ineficiente sistema bancario español, puesto que las leyes europeas lo impiden. Solo se puede inyectar dinero del fondo directamente a los gobiernos. En ese caso sería inminente la intervención.

El rescate está a la vuelta de la esquina. Si el año pasado con el anterior gobierno estábamos a 400 puntos de la prima de riesgo, y ya era un riesgo, valga la redundancia, ahora a 540 puntos es insoportable. Ninguna economía desarrollada puede soportar esos niveles de prima de riesgo, de endeudamiento, de falta de liquidez, de desconfianza en el mercado internacional. Y la única solución, que es inyectar directamente los fondos europeos a las Cajas de Ahorro, como Bankia, entre otras, no es del agrado de la señora Merkel, canciller de Alemania (presidenta, para muchos, de la Unión Europea).

Es necesario saber que la mayor parte de los fondos de rescate europeo proviene de Alemania; es decir, que la deuda que contraen los países intervenidos como Grecia, Portugal e Irlanda (y, posiblemente, España e Italia) son con Alemania. En otras palabras, Alemania se ha beneficiado enormemente con esta crisis, puesto que durante años los países intervenidos les pagarán los altos intereses de la deuda contraída.

Sin duda, quien le está sacando partido a todo este embrollo de la crisis europea (no crisis mundial porque el mundo está creciendo a tasas superiores al 3%, liderados por el sudeste asiático y América Latina) es Alemania. Y no es para sorprenderse porque fueron ellos los que inventaron el euro, y le vendieron la idea a los demás países del continente.

Desde los tiempos de los bárbaros, Alemania siempre ha sido expansionista. Lo intentó en la Segunda Guerra Mundial y ahora lo ha conseguido con el euro. Mientras tanto, los demás países, como España, están a punto de ser rescatados por este gigante europeo expansionista.

Entre la Banca española, que ha perdido decenas miles de millones de euros, y la voracidad de la economía alemana de absorber a sus vecinos, están llevando en una mala situación a España. Habría que preguntarse también adónde van esas decenas de miles de millones que pierden las Cajas y los Bancos (hasta ahora un misterio). Eso deberían explicarlos los directivos de dichas instituciones en el Congreso de los Diputados, en el Senado o en los Tribunales si hace falta. Y el solo hecho de sus millonarias indemnizaciones, además de inmorales, deberían investigarse y regularse por el Estado. Lo que no se puede tolerar es este silencio protector sobre todos estos asuntos que afectan al ciudadano, sin tener ninguna culpa de ello.

 

*Fotografías Reuters.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario