Sociopolítica

La senda de Egipto

Era previsible y ocurrió de nuevo. Grupos de la oposición, izquierdistas, religiosos y liberales iniciaron movilizaciones en todo el país para protestar contra lo que consideran un «golpe de Estado» del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que se cargó el Legislativo tras disolver el Parlamento a través del Tribunal Constitucional. El Alto Tribunal declaró inválidas las elecciones parlamentarias y el Parlamento liderado por los islamistas Hermanos Musulmanes que resultó de las mismas y ordenó su disolución.

También autorizó para la segunda vuelta de las presidenciales la candidatura de Ahmed Shafik, pese a que fue ministro y jefe de gobierno del ex presidente Hosni Mubarak; las elecciones se celebrarán mañana y el aspirante Shafik podrá enfrentarse al islamista Mohamed Mursi, candidato, precisamente, de los Hermanos Musulmanes.

La decisión del Tribunal provocó el inicio de lo que será una batalla muy larga y probablemente violenta por el poder entre los islamistas y los miembros del antiguo régimen de Mubarak. Esto iba a ocurrir más pronto que tarde pues las Fuerzas Armadas no aceptaron desde el primer momento con ese Parlamento. El Ejército y los burócratas egipcios no están dispuestos a entregar cuotas de poder ni ceder la rentabilidad que manejan en no pocos ámbitos de la economía del país a los islamistas.

Lo cierto es que miles de personas han regresado a la plaza Tahrir y hay un reverdecer de las manifestaciones de enero de 2011 que forzaron la renuncia de Mubarak y allanaron el camino a lo que Occidente erróneamente conceptualizó en su tiempo como una transición democrática. La democracia parece muy lejana para el país árabe que en el pasado fuera el más importante socio de Washington y Bruselas. El candidato Shafik saludó la decisión del Tribunal, la que consideró histórica, mientras la calle egipcia la catalogó de conspiración contra la voluntad popular.

Todo hace suponer que en el Egipto actual se ha mudado de tirano para continuar con la tiranía, y si algo nos ha dejado ver el convulso mundo árabe en este ultimo año, es que siempre se puede estar peor de lo que la gravedad momentánea muestra.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario