Sociopolítica

11-M y 27-Junio: Día de las Víctimas del Terrorismo

Desde el año 2010, el 27 de junio se convirtió en una jornada oficial de homenaje a las víctimas del terrorismo. El Congreso de los Diputados por tercer año consecutivo ha celebrado este día.
Tanto el mismo día como el posterior he oído y leído diferentes noticias de diferentes medios y he podido comprobar el ninguneo al que se somete al 11-M, cómo al celebrar este día se omite deliberadamente el “terrorismo islamista”.
Así en el periódico El Mundo de fecha 28.06.2012, en un artículo deMarisa Cruz, plagado de citas de ETA, podemos leer: “…el Congreso de los Diputados recibió a última hora de la mañana a las víctimas del terrorismo –no sólo etarra–…” pero sin atreverse a pronunciar el “terrorismo islamista”. ¡Qué falta de rigor! ¡Qué trivialidad! ¡Qué estrechez de miras!
Del mismo modo, El País también de fecha 28.06.2012, en un artículo de M. C. B. podemos leer: “…En julio se cumplirán tres años sin atentados de ETA. Antes y durante más de 40 años, murieron asesinadas 829 personas. Lo que suceda hasta el próximo homenaje a las víctimas en el Congreso será clave para evaluar la consolidación del final de la barbarie.” ¿Y el 11 de marzo de 2004, M. C. B.? ¿Y el terrorismo islamita, M. C. B.? ¡Qué bochorno, M. C. B.! ¡Qué pena, M. C. B.!
Y para colmo, el pie de la foto de la misma página dice: “Todos los diputados e invitados guardan en pie un minuto de silencio por las víctimas de ETA en el pleno del Congreso”. ¡Qué falta de consideración de El País!
No quiero convertir este asunto en un juego macabro de cifras, pero el olvido, la frivolidad y la falta de memoria histórica me llevan a hacer un simple cálculo numérico. Si a la cifra de 829 víctimas de ETA les añadimos las 191 del terrorismo islamista del 11-M, suman 1.020. 191 sobre 1.020 supone casi un 19%, un porcentaje suficientemente importante para que en este día –si es que tiene que haberlo– no se hable sólo de ETA, sino que se hable también del “terrorismo islamista”. Esto sin contar los heridos.

Pero mira por donde los hechos son muy tozudos, y ese mismo día 28, elmundo.es se hace eco de la siguiente noticia Registran en Melilla los domicilios de los dos presuntos islamistas detenidos:

“…Este grupo se caracterizaba por su marcado hermetismo y por la adopción de fuertes medidas de seguridad internas, tendentes a ocultar su existencia. Sus integrantes eran obligados a llevar una vida de sumisión a las creencias takfiríes (una de las ramas más ortodoxas del yihadismo o radicalismo islamista) que incluía separarse de sus familias, abandonar también los estudios o la prohibición de escuchar música o ver la televisión. Uno de los referentes religiosos del grupo es Abu Qutada, quien en su adoctrinamiento hacia la Yihad (Guerra Santa), destacaba como ejemplos inspiradores hechos como el acaecido en la localidad madrileña de Leganés el 3 de abril de 2004, tras el brutal atentado del 11-M…”

El País también del día 28, concretando más la noticia, Detenidos en Melilla dos salafistas acusados de asesinar a un exsectario dice:

“El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha explicado esta mañana que los dos detenidos pertenecen “a la misma ortodoxia radical” de los islamistas que se inmolaron en Leganés (Madrid), días después de los atentados del 11 de marzo de 2004, en los que murieron 191 personas en el ataque terrorista con bomba a varios trenes en la capital de España.”

Así es que veo a todos los del PP que antes de ganar las últimas elecciones  –y después también–  han estado “queriendo saber la verdad” (Cospedal, González Pons, Soraya Sáenz de Santamaría, Javier Arenas, Esperanza Aguirre, etc.) y a todos los propagadores de la teoría de la conspiración (Pedro J. Ramírez, Jiménez Losantos, Luis del Pino, etc.) pidiendo explicaciones al actual Ministro de Interior por sacar de su boca tales palabras y poner patas abajo todas sus mentiras.

Ha habido interesados en no hablar del terrorismo islamista ni del 11-M, de ningunearlos en definitiva –vaya Ud. a saber por qué motivos– en este 27 de junio, día de las víctimas del terrorismo; pero la fuerza de los hechos les ha obligado a hablar de ello al día siguiente. No deberían olvidar tan facilmente esta lección que les ha dado la realidad de los acontecimientos.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario