Sociopolítica

Dígale al Sr. Rajoy que me llame, por favor

Voy a proponer un problema imaginativo, si me lo permitís. Pongamos que yo tengo la ilusión de llevar a cabo un proyecto personal, el de Cho Oyu Ski Expedition, por ejemplo, que ya conoces. Y supongamos que para hacer llegar la idea y con ello la necesidad que tengo de encontrar apoyos, quisiera que el mensaje llegara al Presidente del Gobierno.

Todos nosotros hemos pedido en alguna ocasión un favor a un amigo o amiga, y también a cambio hemos hecho un favor a alguien. Puede ser llevarle en coche a algún sitio, informarle de un trabajo que le puede venir bien o incluso prestarle algo de dinero. En este caso el favor es sencillamente pasar un mensaje. El mensaje es:

“Un amigo de un amigo necesita ayuda para este proyecto, dime qué puedes hacer.”

El experimento sociológico es entonces, ver si soy capaz de que el mensaje llegue a manos del Sr. Rajoy y que éste me conteste, bien sea directamente o bien invirtiendo el camino por el que el mensaje llegó a él. Evidentemente, el mensaje llegará al Presidente de manos de un conocido muy allegado y él responderá en gratitud a su amistad, esto es lo que garantiza que Mariano Rajoy me conteste. Y el mecanismo más efectivo será que el mensaje se difunda, no al mayor número de personas posible si no a las personas más efectivas y también más afectivas.

En 1929, antes de que existiera internet, el escritor húngaro Frigyes Karinthy proponía en la obra “Chains” una interesante teoría sobre un concepto que a día de hoy está bien arraigado en todos nosotros. Es lo que llamamos las redes sociales. Este escritor no lo llamó de este modo si no Teoría de los Seis Puntos de Separación, según la cual, cualesquiera dos personas del planeta pueden ponerse en contacto a través de no más de seis relaciones personales.

Gráfico de la Teoría de los 6 Puntos de Separación

La cuenta es sencilla. Se basa en que cada uno de nosotros conoce de media a unos 100 amigos, los cuales conocen a su vez a otros 100. Si pedimos el favor de pasar un mensaje, éste llegará en un primer nivel a 10.000 personas más o menos. Hay que tener en cuenta que la amistad es recíproca y que al igual que yo soy amigo de los primeros cien, es posible que también lo sea de los últimos cien. De cualquier modo, en pocos pasos el mensaje habrá llegado a muchísima gente. Pero esto no garantiza que efectivamente llegue mi mensaje a manos del Presidente y menos aún que él me conteste.

Así que lo más efectivo será que cada persona que recoja el mensaje seleccione, y así se lo tenemos que indicar cada uno, a una reducida lista de amigos, en los que confiemos que se implicarán en pasar el mensaje a los que piensen que tienen más opciones de llegar antes. Y que gracias a esa estrecha amistad o vínculo cada uno se preocupe de que el mensaje siga su camino de ida y también de vuelta.

En 1929, cuando Frigyes propuso esta teoría no existía internet y las cadenas de correos, que tanto odiamos. Con la aparación de esto que ha venido llamándose web 2.0 y la nueva implantación de la web inteligente o web 3.0 (compras colectivas a través de internet, crecimiento compartido del conocimiento – C3, etc…) ahora es posible que un mensaje llegue a millones de personas en cuestión de minutos. Sin embargo, las relaciones personales cara a cara, el quedar con un amigo a tomar un café y contarle esto es mucho más importante para el enriquecimiento personal y también para la efectividad de transmitir el mensaje que el mero hecho de enviar mil correos o colgarlo en el muro de facebook. Sin embargo también son caminos válidos.

De modo que si me lo permites y te gustaría ver esta ilusión de descender el Cho Oyu con esquís y con ello ser el primer español en conseguirlo llama a un par de buenos amigos y a otro par de buenas amigas y hablad de esto. No es necesario que lo cuelgues en tu muro, ni que pinches en me gusta ni mandes correos. Mi consejo es que apagues el ordenador, que quedes con alguien a montar en bici, a salir a escalar, a tomar un café, a hacer una visita. Que le des dos besos y un abrazo a esa persona que es tu amiga y charleis un rato.

Es posible que tus amigos y amigas puedan seguir la cadena y que a la semana que viene el Sr. Mariano Rajoy me llame por teléfono… solo espero que no me pregunte si le voté en las últimas elecciones.

Yo prometo deciros si lo hace.

Muchas gracias por tu ayuda amigo.

 

Raúl Muñoz – www.guiasdejaca.es

Cho Oyu Ski Expedition 2012

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario