De la modestia femenina cristiana en el vestir

0
145

De la modestia femenina cristiana en el vestir, según fray Gerundio de Campazas

Me disponía a dejar la pluma y a hacer las maletas cuando leí y vi en la prensa y los medios de comunicación dos esperpénticas noticias relativas a la modestia en el vestir que deben guardar las mujeres, sobre todo las mujeres decían los protectores de la feminidad materna.

Me estoy refiriendo a la bronca que un obispo le echó a un par de doncellas porque se atrevieron a vestirse con minifalda y presentarse de esa guisa ante su presencia y al comunicado de la federación Internacional de Atletismo, o algo así, declarando que las mujeres musulmanas podrán jugar al fútbol siempre que vayan amortajadas. O sea que con ellas vean detrás de sus velos aunque los demás no las veamos, no importa porque así lo dicen los guardianes de la fe, sean musulmanes o católicos. Que tanto monta. Jugarán con ventaja porque a ver quién es el guapo que pasa revista anatómica para comprobar si entre las amortajadas infantas no se ha colado un delicado efebo.

Pero aprovecho, siempre que tengo oportunidad me aprovecho, para recordar a quienes no necesariamente se sienten identificados con estos patológicos comportamientos machista-religiosos, que en general, y hablo a la izquierda, si es que queda alguna o alguna por ahí, todos compartimos estos valores cristianos o musulmanes de una manera inconsciente. El mismo Felipe González en el mismo periódico que daba la información que he citado declaraba cabreado que poner una especie de Las Vegas en Madrid es como dejar la dirección de la política al regente de un puticlub. La verdad es que ocurrencia más católica sólo se me ocurre que hubiera podido decir un cardenal de la Santa Madre Iglesia. Pero que un señor, que no sé si viene o deviene en su eterno peregrinar de la izquierda, ponga un ejemplo tan puritano, rancio y anacrónico para descalificar una inversión, da la medida de cuanto reaccionario moral queda por ahí disfrazado con la rosa y el capullo o, a veces, con la hoz y el martillo. Esto que parece una frivolidad, es demasiado grave. Porque ya va siendo hora que intelectual y moralmente entendamos que los enemigos de los placeres sexuales y del cuerpo y sus lenguajes, además de ser casos patológicos, son enemigos de las libertades. Y las libertades sólo son un derecho del que sólo podemos gozar los individuos.

Para que se vea que ni invento ni exagero, se me ha ocurrido citar un texto del cardenal Pla y Deniel, el mismo que bendijo la sublevación militar contra la República y la calificó de cruzada y de guerra de civilizaciones, de la civilización cristiana contra la civilización progresista. Eso, por lo menos, lo tenía claro. Más claro que las fuerzas de la izquierda y incluso muchos ateos, que siguen reaccionando con criterios morales cristianos en lugar de hacerlos defendiendo los valores progresistas.

Empieza este hombre de las cavernas afirmando que la dignidad de la mujer consiste en que sea casta, puro y virginal y que su cuerpo lo cubra con sayos para que sólo se le vean las manos y la cara porque el cuerpo es la residencia del Espíritu Santo y debe tenerse limpio para que este espíritu se acomode tranquilamente en él.

Y digo yo, pero ¿no será más bien que esa actitud además de ser patológica, por el miedo que le tiene mucha gente al placer sexual y a los diversos lenguajes del cuerpo, es un instrumento de control de la voluntad de los individuos para someterlos a la voluntad del puritano o puritana? ¿No será más bien que la dignidad de todo ser humano resida en sí mismo, sin necesidad de invitar a ser ocupado por espíritu alguno ni cristiano ni hegeliano, y consista en afirma su derecho a ser sexualmente feliz, a vestir o desvestir su cuerpo gozosamente y a pensar por sí mismo y tomar sus propias decisiones?

Por qué hablarán los religiosos del cuerpo como si fuera algo que nos es ajeno a pesar de que lo único que somos es eso, cuerpo, cuando nos duelen las muelas y cuando gozamos con él, y que sea por muchos años, sólo somos cuerpo. Pero ¿no estamos de acuerdo que esas actitudes represivas son patológicas y por lo tanto denunciables? Lo más grave es que todo ataque a las libertades y conductas sexuales son, siempre, una forma controlarnos políticamente. No son tan inocentes como parecen. Renunciar al placer sexual y renunciar a tener nuestra propia voluntad es lo mismo que renunciar a ser humanos porque eso son los fundamentos de nuestra dignidad. Su afirmación, nunca su negación. Me asusta que el clero, cada día más y más agresiva y descaradamente como en el apogeo de su edad dorada nacional-católica, saque el Torquemada que llevan en el bolsillo, como quien lleva una rueda de repuesto o una pistola dispuestos a desenfundarla cuando huelen a algo inteligente y gozoso,  porque están reivindicando el pasado y combatiendo las conquistas del presente. Habrá que pararles los pies. Para que se vea que no me invento las cosas reproduzco la carta de Ple y Deniel, es larga pero os podéis divertir, cabrear y comprobar que estos curas siguen residiendo donde siempre: en las cavernas. Que tengáis buenas vacaciones, el que las tenga.

He aquí la carta pastoral sobre “La modestia femenina cristiana y los concursos de belleza del cardenal Enrique Pla y Deniel, Arzobispo de Toledo, Primado de España

“A nuestro Exem. Cabildo Catedral, Sacerdotes y fieles de la Archidiócesis Toledana, Salud y paz en el Señor:

En la Consagración Episcopal el Consagrante, antes de proceder a la misma, somete a un severo interrogatorio al consagrando, una de cuyas preguntas es: Quieres con el auxilio de Dios custodiar la castidad y la sobriedad y enseñarla? Y el consagrando responde: Quiero. No creeríamos ser fieles e esta solemne promesa que hace treinta y cinco años hicimos ente el altar del Señor, si calláramos como perro mudo ante el desbordamiento de la inmodestia femenina que hemos de deplorar aun en nuestra católica España en proporciones ciertamente menores que en algunas otras naciones, pero desgraciadamente suficientes para enervar y aun destruir la modestia tradicional, el mejor ornato de la mujer española.

Los principios de la moral cristiana en las costumbres son ciertamente distintos de la moral pagana y de la moral naturalista de los ateos y materialistas de nuestros días. Las doctrinas cristianas conceden una gran nobleza y sienten un gran respeto per el cuerpo humano que consideran templo del Espíritu Santo, pero establecen a la vez la necesidad de la custodia del pudor, pues de otra suerte los estímulos muy poderosos de la sensualidad y de las pasiones desordenadas de la carne le inducirán a la deshonestidad y la corrupción. Cuán hermosa y bella es la castidad cristiana en todas las edades de la vida, en todos los estados, en los dos sexos, pero sobre todo en la mujer! Cómo resplandece la belleza de las vírgenes cristianas y la suave majestad de las matronas prudentes castas como una Blanca de Castilla, una Isabel la Católica! La castidad se llama limpieza y el pecado de impureza se llama sucio. En qué podredumbre física y moral suelen acabar las víctimas de la vida impura!

La belleza casta y serena infunde respeto y veneración. Con la belleza impúdica todos se atreven; es corruptora y corrompida. La custodia necesaria de la castidad, sobre todo en la mujer, son el pudor y la modestia; por ello, el enemigo de las almas nado intente con mas empeño que hacer perder este pudor y esta modestia por medio de modas indecorosas y provocativas: un día será con ridículas faldas cortas contrarias a las líneas de la verdadera elegancia femenina; otro día será promoviendo gastos y posturas impropias y peligrosas en jóvenes que piensan contraer matrimonio; otro será con desmanes faltos de todo recato en los públicos baños de los sexos; otro suprimiendo totalmente las mangas, exhibiendo los brazos desnudos por las calles en tiempo de verano: Y con que incauta e inconsciente docilidad acatan la tiranía de la moda, por inverecunda que ella sea, la mayoría de las mujeres: Deberían todas las que se llaman cristianas tener siempre presente lo que recientemente decía Su Santidad Pío XII a las jóvenes de Italia:

Lo que Dios os pide es que recordéis siempre que la moda no es ni puede ser la regla de vuestra conducta; que sobre los dictados de la moda y de sus exigencias tenéis otras leyes mas altas e imperiosas, principios superiores o inmutables que en ningún caso pueden sacrificarse en aras del placer o del capricho… Si algunas cristianas sospechasen las caídas y las tentaciones que causan en otros con su ligereza, a la que den tan poca importancia, so espantarían de su responsabilidad…

No permitáis, carísimos sacerdotes y rectores de iglesias toledanas, que lleguen las modas inverecundas a profanar también el templo o las procesiones o la recepción de los Santos Sacramentos. Sed prudentes, pero firmen, en esta materia. Prevenid con avisos puestos en las puertas de la Iglesia, que podéis pedir a la Curia Diocesana. En nuestra Catedral Toledana, tan visitada por españolas tienen mucho mas respecto a la santidad del templo que el que se tiene en otros países. Ello cede, ciertamente, en su honor; pero si la piedad y el pudor femeninos brillan muchas veces en España en el templo, por qué no han de brillar también en las calles? Mirad, que si es cierto que debe imponeros respecto la presencia de Jesús Sacramentado en el Sagrario, toda cristiana sincera debería tener en cuenta la presencia de nuestro Padre que esta en los cielos, en las calles y plazas de nuestra tierra a cuya mirada nada se esconde y que un día nos pedirá estrecha cuenta de nuestras faltas graves, pero también de nuestras ligerezas y faltas de modestia, aún en los casos de no llegar a la gravedad del pecado mortal.

No os hagáis tampoco ilusiones de que el Señor admita estas compaginaciones de vida cristiana y de vida pagana según las horas y los lugares, de muestras de piedad en el templo al recibir los Sacramentos y de impúdica desenvoltura en la calle o en lugares de espectáculos y diversiones. Nuestra vida íntegra y completa es la que será juzgada. Sobre todo debéis tener esto presente las que hacéis profesión de dedicaros al apostolado, por pertenecer a la Acción Católica o a las Congregaciones Marianas, u os gloriáis de ser hijas de María. Vuestro primer y mas eficaz apostolado ha de ser el del ejemplo, uniendoos para no quedar aisladas ante la corriente de una moda indecorosa, a la cual si también cedieseis vosotras, arrastraríais a las demás. Deberían las mujeres católicas organizarse al efecto fe procurar que las modas no nos viajasen a España del extranjero, sino que se estableciesen en España y con normas conforme a la moral católica, sino que se estableciesen en España y con normas conformes con las que en esta Archiodecesis Tolenana se recuerdan cada año en la fiesta de la Inmaculada Concepción de María, según mandato de la Sagrada Congregación del Concilio.

Una de las funestas modas que del extranjero no has venido a España de estos últimos tiempos, son los llamados concursos de belleza. Al principio en España eran llamadas misses, pero al adoptarse también aquí esta moda, so las transforma algunas veces en reinas. Poco hace el nombre; lo que importa es la esencia del concurso y el concurso es sólo sobre la belleza corpórea femenina, que es un don de Dios a quien la ha recibido, pero que no debe transformarse en objeto de concurso. En los concursos de ganados, se atiende solo al cuerpo de los animales que carezcan de alma racional, pero en los concursos de hombres o mujeres, de personas humanas, hay que atender a algo mas que al cuerpo, y no prescindir de las personas humanas, hay que atender a algo mas que al cuerpo, y no prescindir de las cualidades intelectuales, morales, de capacidad profesional, o aun deportiva. El culto de Venus, tan impropio de cristianos. Son mas propios estos concursos para hacer perder el pudor a la mujer, exponiéndola a graves peligros, porque a la vez fomenta la sensualidad en los hombres. Se dirá tal vez por algunos que en España los concursos de belleza no han revestido las formas abiertamente inmorales que en otros países. Es posible; pero no es necesario llegar a tales extremos de inmoralidad para reprobar un espectáculo de si peligroso, dañoso y que puede llegar a abiertas inmoralidades. Y al reconocer el mayor pudor de la mujer española y como consecuencia el mayor respeto que se le tiene, no hay que olvidar que no es sólo en España don de se levantan voces contra los concursos de belleza, pues recientemente también en el extranjero se han levantado voces contra tales concursos; como un  Jefe militar norteamericano en Europa ha prohibido las modas femeninas a las esposas e hijas de sus subordinados.

Por todo ello creemos que los periódicos católicos, que aceptan la censura eclesiástica, no han de convertirse en propagadores de la moda extranjera y peligrosa de los concursos de belleza. Lamentamos profundamente que el diario El Alcázar no solo se haya convertido en especial propagador de tales concursos, sino que haya organizado uno entre las elegidas en concursos especiales, invitando a dar su voto en cosa tan subjetiva como el aprecio de la mayor o menor belleza femenina, fomentando así la frivolidad entre sus lectores. La Hermandad del Alcázar tiene la prerrogativa de poder conceder el uso de dicho título a una empresa periodística; pero la Hermandad, que es una verdadera Cofradía con Consiliario nombrado por Nos, tiene la obligación mientras tenga este carácter de no ceder el uso del titulo de «El Alcanzar» sino a condición de reservarse la vigilancia del mismo para que no se publique nada contrario a la patria o al ejercito, pero tampoco nada contrario a la religión o a la moral, que ten profundamente sintieron los defensores del Alcázar, verdaderos fundadores del diario El Alcázar. Por ello nos consta el profundo sentimiento y disgusto que ha causado en muchos supervivientes defensores del Alcázar y miembros de su Hermandad, la libertad escabrosa y frivolidad de algunos grabados publicados por El Alcázar desde su reciente reforma editorial, y también por haber organizado, este con curso de belleza con capones para emisión del voto. No pretendemos que se convierta el diario en una Hoja parroquial o en una revista. Pero la misión de la prensa diaria no es solo informar, sino también formar a los lectores; y ciertamente los grabados frívolos o indecorosos so forman, sino que deforman, sobre todo a los niños, adolescentes y jóvenes de uno y otro sexo, constituyendo un diario frívolo en sus grabados un peligro para los hogares cristianos. Así lo hemos advertido particularmente a la dirección del periódico, cumpliendo uno de nuestros deberes pastorales, aun antes de esta desafortunada promoción del ultimo Concurso de Belleza que por esto nos ha sorprendido verdaderamente.

Así como el edificio del Alcázar toledana no podría, sin una profanación inimaginable, convertirse en un local de espectáculos frívolos que no faltan en otros lugares con el título de El Alcázar), Así tampoco sin una verdadera profanación puede convertirse el diario «El Alcázar» en un diario que bata el récord de frivolidad entre los damas diarios, dentro de lo tolerado hoy por la autoridad civil en esta materia en España. Los piadosos y antiguos defensores de El Alcázar no pueden admitir que este glorioso titulo se convierta en un titulo sin significación alguna, ni Nos podemos tampoco admitirlo; no los primeros, porque está en ellos muy vivo todavía el recuadro de su epopeya, en la cual los sentimientos religiosos y su devoción a la imagen de la Concepción de la Virgen Santísima, que con tanto fervor hoy veneran, sostuvieron su valor religioso y patriótico e la vez; ni Nos tampoco, porque como Arzobispo de Toledo hemos de velar porque no sea mancillado con la frivolidad el nombre glorioso de El Alcázar, símbolo de una Cruzada que desde sus comienzos, aún antes de ser Arzobispo de Toledo, y cuando no era seguro todavía su triunfo, propugnamos como tal en nuestra Pastoral de 30 de septiembre de 1936 Las Dos Ciudades, considerando el Movimiento Nacional, no como una mera guerra civil en la cual no habríamos en manera alguna intervenido, sino como una verdadera cruzada por Dios y por España, considerándola ya desde entonces como una verdadera lucha internacional en el territorio de España, a la cual entendimos que podíamos y debíamos ayudar con la única arma que hemos manejado durante toda nuestra vida, con nuestra pluma; y era precisamente en los mismos días de la epopeya de la defensa de El Alcázar Toledano, cuando Nos escribíamos en Salamanca la Pastoral Las Dos Ciudades, defendiendo la legitimidad y el verdadero carácter de nuestra Cruzada, que después de terminada ella y después de terminada la guerra mundial, ante España y ante el extranjero hemos defendido invariablemente. Y con que trágica y apocalíptica grandeza estamos contemplando la lucha extendida a todos los continentes de las Dos Ciudades, que según San Agustín, padre de la Filosofía de la Historia, hicieron dos amores: la terrena, el amor de si hasta el desprecio de dios; la celeste, el amor de Dios hasta el desprecio propio: De un lado los sin Dios; sin moral; sin familia; muchas veces sin patria. Del otro los creyentes en Dios y amantes de la moral, de la familia y de la patria. La historia nos enseña que Roma, mientras tuvo costumbres morigaradas, su imperio se extendió al mundo entonces conocido, mientras que cuando sus costumbres se transformaron en muelles y afeminadas, los bárbaros lo destruyeron en todas partes. También hoy nuevos bárbaros han implantado el régimen de terror y de sangre en casi medio mundo; y una generación formada en la frivolidad no renovaría la epopeya del Alcázar.

Como en nuestros tiempos no falten quienes (como ha advertido y condenado enérgicamente Su Santidad Pío XII, en su Alocución a los Cardenales y Obispos que concurrimos a la Canonización de San Pío X), lejos de acatar el magisterio de la Jerarquía Eclesiástica y de los Obispos, pretenden erigiere en sus mentores y consejeros, tal vez no falte quien crea inútiles nuestros esfuerzos en defensa de la modestia femenina cristiana. Nuestros siete lustros de Episcopado nos han hacho conocer experimentalmente, por desgracia, el servilismo a las modas impúdicas aun cuando sean contrarias a la moral evangélica y a las reprobaciones de los Papas y Obispos, pero esto sucedía ya al Apóstol San Pablo, quien decía: (Tango por nada el ser juzgado por vosotros.. Quien me juzga es el Señor) . Nosotros si calláramos ante los estragos que se están causando en la modestia femenina de la mujer española con modas y costumbres impúdicas importadas de países extranjeros, nos presentaríamos con miedo ante el Tribunal del Señor por no haber cumplido la promesa solemne hecha en nuestra consagración episcopal de custodiar y enseñar la castidad y conveniente austeridad. Al Pastor de almas se le exige la predicación de la verdad, pero no se le hace responsable de que los fieles no le oigan o le acatan, pues ni el pueblo israelítico, escogido por el Señor, oyó siempre e Este, ni muchos contemporáneos de Cristo le escucharon tampoco. Por ello, el profeta Ezequiel, inspirado por el Espíritu Santo, nos dice: Si autem tu anuntiaveris impio, et ille non fuerit conversus ab impietate sua, et a via sua impia: ipse quidem in iniquitate sua morietur, tu autem animam tuam liberasti . Ni se crea que sea nunca completamente inútil la condenación de una moda impúdica, pues queda siempre en la historia al menos la protesta de quien debía hacerla, y las modas son de si variables y mudables, y aparecen luego muchas veces como ridículas, mientras que la Verdad del Señor permanece eternamente. Tampoco, en los casos de un seguimiento borreguil por la masa de una moda impúdica, falten almas delicadas que se mantienen fieles a la modestia; y a estas hay que ayudarlas y defenderlas.

Al corregir las pruebas de esta Carta Pastoral recibimos el ultimo numero de Acta Apostolicae Sedis del 20 de este mes y en el se publica una Carta que la Sagrada Congregación del Concilio dirige a todos los Obispos del mundo por mandato de Su Santidad Pío XII sobre la costumbre deshonesta de vestir; y en ella se lamenta que no hayan sido suficientemente escuchadas y atendidas las exhortaciones del Papa a que en este Año Mariano todos los cristianos y sobre todo la juventud se mostrasen imitadores de la Santísima Virgen María, ofreciéndose por el contrario escándalos en el modo de vestir por calles y playas y aun a veces en las mismas iglesias, escándalos luego reproducidos en diarios, revistas y películas cinematográficas; y exhorta a los Obispos a que defiendan el pudor y las costumbres cristianas. A ello nos impelían ya nuestras solemnes promesas en la consagración episcopal y a ello ha ido dirigida la presente Carta Pastoral.

Rogando a la Santísima Virgen del Sagrario, en cuyo octavario escribimos esta Carta Pastoral, que al menos entre nuestros fieles toledanos, tan devotos de la que veneran como su Reina y Madre, no carezca de eficacia nuestra paternal admonición, a todos bendecimos en el nombre — del Padre y – y del Espíritu Santo.

Dado en nuestro Palacio Arzobispal de Toledo, a 22 de Agosto de 1954, octava de la Santísima Virgen del Sagrario”.

Javier Fisac Seco

Historiador, caricaturista político, creador artístico

Últimos libros publicados: Dios es de derechas. Nazismo, franquismo y catolicismo: una alianza contra la libertad y El mito de la transición política: Franco, D.Juan/El Rey y el PCE/ PSOE en la Guerra Fría.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here