Sociopolítica

Decepción

DECEPCIÓN

 Nuestro ignorado cosmos personal se ve sacudido en demasiadas ocasiones por algo parecido a un desplome de la propia identidad que  nos acaba sepultando  entre las fracturas de las certezas y el estruendo de las dudas. Es volver a constatar que todo lo que nos rodea es sólo atrezzo  y aunque por consabido, no deja de ser un camino mil veces  presentido en cada decepción.

La decepción es un sentimiento egoísta porque antepone el yo ante lo demás. Es una consecuencia de la convicción y como dijo Nietzche: “La convicción es una cárcel”. Se han abierto las puertas de las nuestras y hemos pensado por un momento que sabíamos volar. La dura realidad se ha ido encargando de abatir muchos intentos y ya no quedan convicciones donde planear. Nos queda la decepción como refugio en la topera oscura de la memoria donde se roen las traiciones anunciadas.

Al egoísmo se le debe considerar un síndrome. Síndrome que nos afecta a todos, en mayor o menor medida, y por el que se nos manipula fácilmente, El egoísta es propenso a la decepción porque siempre lo espera todo en primera persona; es entonces cuando aparecen los reclamos, las promesas, los engaños y los desengaños. Es presa fácil para los analistas y carne de cañón para los encantadores de serpientes.

Los mentirosos viven entre nosotros, incluso yo podría ser uno de ellos, y usted mismo, al otro lado del teclado. La categoría de la mentira depende de la importancia de quien la dice, por eso no nos extraña el ancestral  predicamento de que cuanto más alto se dice mas mentira es. No hay ningún archivo que guarde las misceláneas de nuestra propia dimensión como embusteros pero las hemerotecas están llenas de frases tan estúpidas como para ser desenmascaradas  en el instante de ser dichas aunque, sorprendentemente, no lo fueron por todos. Viene esto a decir que la mentira es impune, y lo es desde que el hombre es hombre. La tragicomedia de la mentira tiene dos actores, el que la cuenta y el que se la cree. A partir de ahí todas las categorías sociales tienen acomodo.

La decepción se debería aplicar sólo al concepto empírico de quiebra de la confianza por alguien en el entorno personal y con los debidos matices aquí expuestos; la que sentimos con frecuencia y que se olvida pronto bajo el peso de nuevas sorpresas. La absoluta, la que nos genera las alturas, no tiene razón de ser si tomamos como razonamiento  que cuando el engañado sabe que lo es  no cabe el desengaño.

Sentirse decepcionado es lamentablemente una actitud a la defensiva que forma parte de nuestro código genético; incluso con cierto cariz masoquista. (Sorprende el avance de esta tendencia desde el principio de los tiempos) En una sociedad de jerarquías la decepción va unida a la total rendición ante el sistema que la sustenta.-Dadme un pueblo decepcionado y os lo devolveré sumiso-
Animal_instinct_by_FetishDoll
Hay una manera de quitarse el mono, lo decepcionante es  que es fácil. La mejor cura para no sufrir de decepción es leer solamente las esquelas mortuorias porque son las únicas reales. Todo lo demás, incluidas las tertulias de café, tarde o temprano nos dejará esa ácida impresión que se percibe cuando sabes que te engañan y nos hará falta un antiácido para sobrellevarlo. Decepcionados, son en suma, todos aquellos que por cobardía o renuncia dieron a otros la venia de engañarles pero habría que llamarles por su nombre, que no es otro que tierno corderito que se creyó lobo  mientras calculaba cuantos compañeros de aprisco podría llevarse por delante.

Somos una sociedad decepcionada porque ha sido muy fácil dejar que nos ofrecieran todo hecho. De tan acomodaticios se nos ha quedado la cara desleída y las manos vacías. A ver a quien reclamamos ahora después de haber dejado pasar tanta patraña sin que nos temblara una pestaña. Perdonen por el ripio pero no somos del todo inocentes de lo que está pasando. Tampoco culpables, al menos no de todo.

E.Mateo

 

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario