Sociopolítica

Hoy se me ha torcido el dia

Bloqueado delante del ordenador.
Esos días que te sientes cansado, y rabioso, contra todo y todos, y todo empieza cuando esta tarde en mi pueblo de Tobarra, después del gimnasio, me acerco a comprar un puro y a la salida miro para una esquina y veo una niña pequeña (sudamericana) y dos señoras, o mejor dicho jóvenes, imagino familiares de la niña, también sudamericanos, revolviendo la basura de unos contenedores que hay al lado de un supermercado, sacando bolsas y separando lo que supongo es comida, y amigos se me encoje el corazón y solo me surge rabia y me digo: “me cago en la puta” (pongo la expresion con todas las palabras porque quiero que entendáis con la rabia que lo dije, me salió de las entrañas), esa horrible sensacion de impotencia y amargura y, como siempre ,miro cómo la gente que pasa mira, no se si con pena o sorpresa, o no se qué, porque muchos pasaron por delante y me hubiera gustado leerles el corazón.
Me imagino que en este pueblo de 12.000 escasos habitantes, esto que solo vemos en la tele tiene que sorprender, y en cuestión de segundos, mi cabeza se inunda de pensamientos. A 5 km en ferias, bebiendo, comiendo churros y un largo etc…, huelgas generales, parados, ricos, pobres, poderosos, manipuladores, hipócritas, juventud sin valores, familias que no llegan a fin de mes y que por vergüenza en estos sitios pequeños, por un “¿que dirán?, sufren y sufren mucho, siglo XXI…
Dios, todo se me agolpa y me descompone, me siento mal y no puedo evitarlo, hoy esto me ha torcido el día amigos.
Como algunos decís: “nadie puede arreglar el mundo”, pero la pataleta sí se puede tener.
Qué hipocresia, ¿qué es esto?, yo no logro entender cosas, ¿es que todo esta al revés o somos nosotros los que estamos descolocados y no tenemos sitio aquí?
Tanta caridad y tanta porra, ¿qué sociedad estamos creando?, ¿es justa? me pregunto, ya se que me diréis que no, que patatín y que patatán.
Señor hoy no atiendo a razón alguna, hoy estoy mosqueado, muy mosqueado, ¿es esta la realidad que me perdía cuando me drogaba? pues a lo mejor prefiero lo de antes, no se, hoy tengo cargadas las pistolas, y lo siento si hiero a alguien, pero la bondad esa que solo sale de boca para fuera, me repele, no la quiero hoy, tanta palabra bonita, tanto mentar la palabra de Dios, hoy no, no y no me vale nada. La gente sufre y yo lo absorbo y en muchas ocasiones, lo percibo y lo presiento.
Hoy no quiero bendiciones, quiero acciones, hoy no quiero sermones, hoy quiero sinceridad, que se me hable con la verdad de cada uno en la mano, menos salmos y evangelios, hoy estoy cabreado, muy cabreado y eso es lo que escribimos algunos solo salmos y evangelios, si por eso deseas no leerme o criticarme, adelante, estoy cansado, me llaman, me escriben y veo angustia, penas, hambre, necesidad.
No estoy para bonitas frases que son consuelo momentáneo y no llenan estómagos ni restauran vidas.
Hoy amigos, hoy y ahora cuando escribo, me encuentro rendido, y enfadado, unos revuelven en la mierda para comer y otros nadan en su opulencia y egoísmo en un mundo lleno de hipocresía.
Hoy no estoy para nadie que no sea sincero conmigo.
Estoy cargado de argumentos y lo tenía que expresar, opinar si queréis, yo solo, como amigos, os trasmito lo que siento, nada mas.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario