Sociopolítica

Estúpidas frases que no harán historia

En los últimos días he podido oír dos frases que me han parecido esperpénticas.

De menos a más, la primera pertenece a un señor que daba la información meteorológica en Aragón TV, ente público que ofrece, de forma masiva, jotas (cantadas, bailadas, tocadas y hasta ensayos) a todas horas desde hace tiempo. El personaje en cuestión anunciaba una de las olas de calor de este agosto y recomendó lo siguiente: pongan el aire acondicionado y, los que no tengan (sonrisa irónica), que se vayan a pasar el día al parque.  No sé si tiene intereses en los fabricantes o instaladores de aire acondicionado, pero sensibilidad, poca. ¿Se da cuenta este pájaro de la gente que está ya en los parques todo el día porque no tiene otro sitio donde estar? Quizá él estaría entre esas personas, si no fuera por el sueldo que le pagamos con nuestros impuestos. ¡Mal empleado!

La segunda frase es de un tertuliano televisivo en una cadena nacional, hablando del asalto a supermercados en Andalucía, hecho que ha proporcionado a sus autores una publicidad que se puede valorar en cientos de miles de euros. El tertuliano, en su afán por ser más contundente que nadie, dijo que los españoles somos gente honrada y que, cuando no tenemos recursos para comer, preferimos rebuscar en los contenedores de basura a robar. Supongo que ha tenido la suerte de que, al salir del estudio, nadie optó por “solicitarle” el reloj y la cartera, aunque lo estaba pidiendo a gritos.

Por el contrario, hay otras frases que han sido objeto de más comentarios y que, sin embargo, no se han aplicado a la situación actual.Expondré dos casos.

El primero de ellos corresponde a un diálogo del personaje King Willie, jamaicano practicante de vudú, en la película Predator 2, dirigida en 1990 por Stephen Hopkins. Dice King Willie:

“El espíritu del mundo es siempre lo mismo. No hay barreras para lo que no se puede parar no hay muerte para lo que no se puede matar… No se ven los ojos del demonio hasta que viene a buscarte”.

¿Intuía ya la crisis económica actual? ¿O se refiere a la crisis de valores, con la ética de muchos políticos y financieros puesta en severa duda? En todo caso, parecen declaraciones proféticas.

La última frase que citaré pertenece a la película Scarface (1983), dirigida por Brian De Palma y protagonizada por Al Pacino, que se presentó en España con el título El precio del poder. Parece la declaración de un español medio de estos tiempos, hablando a ciertos gestores públicos. En una tensa secuencia, le dice un personaje al protagonista:

“A mí no me jodas Tony, no se te ocurra nunca joderme”.

Pues eso.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario