Sociopolítica

La explosión siria

En el presente existe un hecho objetivo, y es que la situación en Siria seguirá deteriorándose en el corto plazo.

Los mecanismos diplomáticos se paralizaron y fracasaron. Los actores sobre el terreno se inclinaron por las acciones bélicas, cuyos resultados sobre civiles inocentes adquirió niveles de catástrofe humanitaria. La oposición siria mantiene impulso para ofrecer una nueva visión y opciones diferentes para el país. Deberá disponer de habilidad política para unirse y no sólo presentar un relato convincente al pueblo sirio y a la comunidad internacional, sino que debe ofrecer una opción creíble de cambio a la sociedad y al pueblo sirios.
Siria no es Libia, no implosionará; va explotar y explotará más allá de sus fronteras y pudiendo ir rápidamente desde un punto de inflexión a un punto de ruptura. El peligro del arsenal químico amplía la escala del conflicto.

Todo ello traerá consecuencias muy negativas para Siria y la región y nadie puede anticipar cómo se van a desarrollar las cosas si todo se agrava.

Las guerras civiles raramente se declaran, pero se disparan como consecuencia del fracaso de la política, y eso es lo que está ocurriendo en Siria. El régimen se muestra carente de medios creativos y pacíficos para aplacar las protestas, atrapado en un juego de suma cero, redobla la apuesta y eleva su nivel de violencia contra sus ciudades y ciudadanos.

En contraposición a lo que proponen los rebeldes, el argumento central del régimen es la falsa analogía de que Asad es el Estado y que sin él todo se derrumbaría o se fragmentaría por la llegada de Al Qaeda. Sus palabras implican que no existe alternativa, es él o el caos.

La oposición debería esbozar un plan inmediato para un proceso de reconciliación post Asad. Pero su tarea más ardua será resistir la tentación de facilitar y aceptar la ayuda de grupos yihadistas como Al Qaeda.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario