Sociopolítica

Somos enfermos, no moneda de cambio

Mundo complicado en el que vivimos.

Cada uno va por su lado y toma partido en temas que ni conoce ni entiende. Opina de  oídas y cree que eso es lo mejor. Muchos no tenemos ni personalidad propia para opinar, simplemente si lo dice fulano tendrá razón porque lo dice él. Con esto me refiero a muchos temas: política, trabajo, ayuda, etc.

Todavía vivimos en el mundo de “no te metas en líos”, cosa que no censuro, pero a veces hay que tender una mano a quien de verdad lo necesita. Todos tenemos nuestras ideas y nuestras opiniones, pero a veces no nos atrevemos a expresarlas por el empuje de una  mayoría que, valga la redundancia, en mayoría no tiene ni idea de lo que realmente está haciendo porque sigue a alguien que considera un  líder. No por ello digo que no haya líderes buenos, pero tiendo a pensar que la mayoría de ellos no suelen ser honestos porque solo manipulan a su favor, no por el de los demás.

Yo soy cristiano y pienso que solo hubo un gran líder que pensó en los demás oponiéndose a lo intereses de otros y al final acabó crucificado… Y digo esa famosa frase “Señor perdónalos pues no saben lo que hacen”. Frase para reflexionar.

Las masas, guiadas por unos manipuladores, masas incultas que fueron llevadas por el camino de unos fariseos que actuaban solo por su egoísmo propio. Uy, fíjate hoy en día cuánto fariseo y cuánto cerrado que no ve la realidad de las cosas y se deja llevar por esos fantoches… No todos, pero la mayoría, tienen dos caras. Esos que dicen que te ayudan y lo único que hacen es intentar hacerse un nombre con los necesitados, caridad barata, gente sin escrúpulos y vanidosa, que exprime al necesitado poniéndose una medallita para que ante los demas le crean un benefactor.

Muchos estaréis leyendo y sabréis lo que quiero decir. Falsos profetas que se aprovechan del enfermo para su propio fin. Pero ¿qué tipo de personas son esas, qué buscan? Beneficio propio y RELEVANCIA, TRISTE RELEVANCIA.

Tú que fuiste enfermo como yo, ayuda desde la humildad,  no con el propósito de enriquecerte con nosotros. Sé digno, porque muchos creen que al haber sido exdrogadicto como muchos de nosotros eres buena persona y nos comprendes… OJO A ESE TIPO DE PERSONAS que solo busca su beneficio propio, y a los que le siguen. No por dejar de consumir quiere decir que no os expreséis. Una INSTITUCIÓN para recuperar a las personas solo persigue devolverle la dignidad y volverlos a la sociedad ayudándoles a volver a caminar libres de droga. Cuidado que hay sectas, que encima te cobran por ser socio. Hay que ser dignos y humildes. Por supuesto, si un enfermo solicita un centro y no tiene subvención tendrá que pagar una cantidad para el mantenimiento y tratamiento, pero aquellos que en este mundo van de sabios y eruditos agarrando billetes por donde pueden, a mi me dan asco, mucho asco. Acuérdate de tu pasado y ayuda desde el corazón, por una buena caua.

Esos otros son mas dañinos que la propia droga que mata al hombre, porque lo único que quieren es alinearlos con ellos, y conozco muchos que no voy a nombrar, pero en su día según me vayan yendo las cosas, denunciaré. Miedo poco, valentía un montó.

No trafiquéis con las penas de seres humanos y familias sumidas en la desesperación, yendo en grandes coches, como si de ministros fuerais. Me dais asco porque pienso en todo el que pide ayuda y se topa con vosotros. Ruego siempre a Dios que a los que estén mal y piden ayuda les ilumine y les lleve al sitio correcto.

Hoy tenía ganas de escribir esto. Que pierdo amigos, pues mira mala suerte,a mí no me tapa la boca nadie, estoy cansado de los que falsean sus perfiles porque como están vetados, lo hacen para enterarse de lo que hacen algunos otros; y de los que entran en tus correos para ver lo que haces, ¡pero qué estúpidos son!

Otros, y yo, solo nos dedicamos a abrir nuestros brazos e indicar caminos y opciones.

Así no son las cosas, no seáis tan tristes ni rencorosos, ni miedosos. Con la verdad por delante. Y nunca os aprovechéis del que está sufriendo, porque lo único que lográis es engañar, mentir y conseguir medallitas que no sé para qué sirven.

Prefiero ayuda del Estado y menos medallitas.

El humilde trabaja desde su humildad, sin espavientos, y le molesta que le den halagos. Esos son los verdaderos: hago lo que hago no por mí sino por los  demás.

Yo no quiero halagos ni tonterías. Solo si sirve de ayuda a la causa, que es recuperar a los seres humanos que nos necesitan sin engaños y desde dentro de mi corazón, porque en su situación se merecen el cariño el respeto, etc. para devolverlos a la vida normal.

Eso es lo que vale. No por mucho saber quiere decir que el enfermo empatize contigo.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario