Sociopolítica

El mendigo Rajoy

LA CONFIANZA SE GANA, NO SE MENDIGA

Durante la campaña electoral de las últimas elecciones generales (20-N) fueron muchos los políticos, medios afines, articulistas, tertulianos, encuestas, etc., los que pronosticaron que la victoria de Rajoy por mayoría absoluta, inspiraría tal confianza, que la economía experimentaría un vuelco total acompañada de la consiguiente caída de la prima de riesgo y todo ello unido a una inmediata creación de puestos de trabajo. Lamentablemente, tal escenario se quedó en pura ficción ya que nada de lo esperado ha ocurrido. Sin duda, la pérdida del poder por los socialistas era una necesidad, si bien, conviene recordar que no fue Rajoy quien ganó las elecciones por propios méritos sino que todo obedeció a la desastrosa gestión realizada por Zapatero y su sucesor, el desprestigiado Rubalcaba.

Pronto se cumplirá el primer aniversario del Gobierno del Partido Popular y no se ha cumplido ni una sola de sus promesas. El paro ha continuado creciendo lo mismo que deuda y déficit. El consumo por los suelos y hemos entrado en recesión. Nuestras empresas se debilitan por momentos y la supervivencia de los autónomos es dramática. Por mucho que le disguste al presidente de Telefónica, Cesar Alierta, el término “rescate”, las circunstancias apuntan que cada vez está más cercano el retorno a la “Europa de las dos velocidades”. Fueron muchos los españoles que creyeron que con el advenimiento de Rajoy, gran parte de nuestros males comenzarían a solucionarse paulatinamente y está sucediendo todo lo contrario.

El gran problema, o uno de ellos, es que la sociedad está empeñada en exigirle a Rajoy unas cualidades de las que carece, en una palabra, se pretende que actúe como un auténtico líder cuando no tiene madera de tal, entre otras razones porque esa cualidad no se hereda ni improvisa, ni tampoco se puede estar mendigando comprensión reiteradamente. No comunica ni ilusiona y todo queda en fatalismos, resignaciones y lugares comunes. El único cambio de actitud, quizá auspiciado por su asesor de imagen, es la forma de acercarse a los atriles con cierta rapidez y agilidad para simular un presunto dinamismo del que carece, muy al estilo de los políticos americano, pero que en su caso carece de naturalidad.

Su imagen no proporciona proximidad, confianza ni da la sensación de encontrarse a gusto ante cualquier auditorio. Su mantra de que “no podemos soportar tanto déficit y endeudamiento” solo logra amargar todavía más la existencia de los ciudadanos, cuando en su lugar lo que necesitamos es saber cual va a ser su proyecto para superar nestra desastrosa situación. Tanto desde la U.E. como en nuestro país se está demandando una “reforma integral del modelo de Estado”, y si el realizarla le supone la pérdida del poder, deberá asumirlo y que el futuro le juzgue. Evitar permanentemente los problemas y eludir los compromisos como método de supervivencia, solo conduce a la catástrofe

Los españoles solo perciben maldades, como la última subida del IVA y contemplar como crece la miseria e indignación, arrepintiéndose del partido al que entregó su voto, que no aporta soluciones e incumple descaradamente lo prometido en su programa. Todos los políticos del PP, cuando se expresan a través de cualquier medio, se les llena la boca de hablando de “reformas”, pero ni uno cita un solo beneficio obtenido; siempre se habla de que llegarán pero nadie sabe cuando…Todo suena a componenda, a truco, limitándose a repetir el discurso de las buenas intenciones y propósitos pero de ahí no pasamos. Nadie sabe qué va a ocurrir ni qué futuro nos espera. Solo desencanto y carencia total de expectativas.

Rajoy cada vez sintoniza peor con las bases, simpatizantes y votantes, con el agravante de que en el seno del partido ya comienzan a surgir discrepancias y enfrentamientos que a traspasan las fronteras de lo entendido como politicamente normal. La defensa a ultranza realizada por el presidente de su amigo y ministro de Interior, Fernández Díaz, sobre la polémica en torno a la liberación del preso etarra Bolinaga, le costará al Partido Popular la irremesible pérdida de muchos miles de sus votantes… ¡¡Tiempo al tiempo!!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario