Sociopolítica

Complicado otoño

Se equivocan aquellos que creen que el dinero ha desaparecido en España, cuando la única verdad es que solamente ha cambiado de bolsillo, yendo a parar en muchos casos, a los de los directivos de las más de 4.000 empresas fantasma, donde los políticos tienen colocados a los suyos: familiares, amiguetes, compromisos, etc. , y es precisamente esta pléyade de afortunados disfrutadores, con excelentes sueldos y gratificaciones, los que acuden a ciertos bancos para suscribir “depósitos blindados”, de total disponibilidad y sin que les preocupe en exceso el tipo de interés que les aplique a esta peculiar forma de ahorrar. Tales personajes, lógicamente, mantienen estrechas relaciones con cargos públicos de alto nivel y diputados pertenecientes a las distintas formaciones del arco parlamentario.

Partidos políticos y centrales sindicales mayoritarios, sin la menor duda, constituyen las mejores agencias de colocación del país. Coviene recordar que solo un 2,5% logra empleo a través del INEM, ridículo porcentaje en relación con la estructura y dotación de este servicio. Sus patrocinados no sufren EREs ni las empresas padecen el asedio de los mercados, dado que se nutren con los impuestos confiscatorios aplicados por el Estado. Con lo cual, los contribuyentes no solo pagan los sueldos de de los funcionarios requeridos en toda administración estatal, sino también los de los colocados en los miles de innecesarias empresas públicas creadas a la sombra de la Administración Central y los 17 reinos de Taifas, más Ayuntamientos y Diputaciones. De ahí, entre otros motivos, que la clase política en todas las encuestas, aparezca como tercer problema tras el paro y la economía.

Nuestra gasto público, años ha que se ha desmadrado. Los dirigentes autonómicos han consentido tal despilfarro que ahora, ciertas CC.AA., se ven obligadas a mendigar anticipos sobre las cantidades solicitadas para sus respectivos “rescates” y poder pagar las vergonzosas y agobiantes deudas. El seguir permitiendo estos desmanes, inequívocamente nos llevará a la quiebra del Estado. Los retoques realizados hasta el momento, bautizados eufemísticamente con el nombre de “reformas”, a la vista del estado en que nos encontramos, prácticamente no han servido para nada.

Resulta aberrante seguir manteniendo las subvenciones a partidos y sindicatos, cuando todos sabemos, que deberían financiarse exclusivamente con las cuotas de sus afiliados.

El panorama que se nos presenta para el otoño, no puede ser más lamentable. A nuestros desacreditados sindicatos, que ya comienzan a sufrir ciertos agobios económicos en su propio seno, solo les inquieta el organizar todo tipo de manifestaciones y huelgas si lo consideran oportuno, manipulando con trasnochada demagogia a trabajadores, liberados y parados que les preocupan más bien poco, pero si necesarios para seguir manteniendo el negocio en el que se han convertido.

En voz baja pero en boca de muchos militantes del PP, Rajoy comienza a ser considerado el mayor error del partido. Por el momento, salvo algunos políticos conservadores, cuyo prestigio y valía nadie cuestiona, como por ejemplo, Esperanza Aguirre o Jaime Mayor Oreja, que tienen por costumbre manifestar lo que entienden beneficia a España, el resto, momentáneamente, solo intercambian sus cuitas con el amigo de turno y exquisita prudencia, recurriendo al …”tal como dicen, hablan, cuentan, comentan, refieren…bla, bla, bla…”para no mojarse, pero el eco de sus críticas se está difundiendo con vertiginosa velocidad…..¡¡Tiempo al tiempo!!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario