Sociopolítica

Tiempos gallegos

Otra vez, España ha de retrasar el abordaje de sus problemas debido a coyunturas partidistas que afectan al Partido Popular o a intereses del Gobierno. Si, a pesar de todas las urgencias esgrimidas, el Gobierno no tuvo reparos en posponer la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2012 hasta la celebración en marzo de las elecciones autonómicas andaluzas, ahora reincide el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en dilatar la solicitud del rescate a Bruselas y la asunción de las duras condiciones que conlleva (necesidad que ya nadie niega, sino que, desde Mario Draghi a Joaquín Almunia, todos recomiendan hacer cuanto antes para evitar incertidumbres que nos hipotecan aún más) al cierre de las urnas de las elecciones gallegas de octubre próximo. Todo puede demorarse si beneficia a la derecha gobernante.

Al parecer, se trata de un estilo gallego de gestionar los tiempos en función de intereses particulares o partidistas y una forma de enfrentarse a los problemas, dejándolos pudrir para que se resuelvan solos, sin necesidad de adoptar ninguna decisión comprometida. En esta ocasión, la marca “gallega” condiciona tanto al tempo que prolonga indefinidamente la crisis económica como a la coyuntura específica que afecta a aquella comunidad autónoma. Son tiempos gallegos, así en Galicia como en España, útiles como estrategia para la obtención de aplazamientos que afiancen una mayoría electoral seriamente cuestionada, por estas y otras actitudes, de un Gobierno más pendiente de su supervivencia que del país.

De nada sirve advertir que la actitud remolona también podría perjudicar las expectativas del Gobierno. De hecho, ante la inutilidad de las duras medidas que hacen recaer los sacrificios y los costes de la crisis exclusivamente en las clases medias y trabajadoras, dejando indemnes a las pudientes y a las élites poderosas de la sociedad, la ciudadanía comienza atisbar que, salvo blandir la excusa de la “herencia” recibida, los populares no saben cómo afrontar una situación que confiaban se resolviera sola, mediante su simple acceso al Poder. Las manifestaciones multitudinarias, el creciente número de colectivos que muestran su descontento y la casi totalidad de los sectores que conforman la sociedad, salvo los adinerados, los empresarios y los curas, ponen en evidencia la desafección de los ciudadanos que está generando con sus políticas el actual Gobierno conservador.

Es así como, mediante el estilo gallego de gestión, la dejadez se ha impuesto como mecanismo de actuación en la política española, a la espera de que la crisis económica y la creciente desconfianza que provoca el Gobierno se superen con el tiempo. Y si no, tiempo al tiempo.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario