Sociopolítica

Enfoques cooperativos; Hoy: ¿A qué Lugo derrocaron los golpistas?

  Por José Yorg, el cooperario

 Ha … che retã Paraguay…

piko péichanteva’erã

ne memby nderayhuha

nderehe ndaorepo’ái.

Epóna ha esapukái,

emondohó pe ne sã,

topami tekoasyeta

¡Ha… che retã Paraguay !

Teodoro S. Mongelós

“Quienes han claudicado no tienen fe ni esperanza en el triunfo de la justicia social. Son sensibles a las presiones, a los halagos, a las componendas, a la vida cómoda y al calor oficial”. Agustín  Tosco

¿A qué Lugo derrocaron los golpistas? Desde luego que podríamos convenir que no al de la esperanza, al del cambio transformador, apostaron por el contrario, en su maléfica  jugada, defenestrar  del poder a una figura desgastada, a un hombre adaptado a la vida cómoda  y displicente. Esto es, cuanto menos llamativo, creo.

 No está absolutamente en discusión la ilegitimidad del proceso legislativo que truncó un periodo constitucional que sin dudas los convirtió en golpistas parlamentarios.

Nuestra mirada se centra en una nueva circunstancia, en un nuevo escenario político y por ello nos adentramos en el tiempo de contienda electoral, en un tiempo que tiene que ver con recuperar lo perdido.

El Lugo derribado de la presidencia de la Republica del Paraguay era ya una representación totalmente  desgajada, carente ya de fuerzas para emprender alguna medida política a favor de la reforma agraria, es más, lo había archivado!

Hacia rato que el ex obispo había adquirido la mayor desilusión en sectores menos favorecidos, en especial  de  los labriegos, se visualizaba con facilidad que en él ya no había energías para cumplir las promesas hechas.

El desalojo compulsivo del parlamento paraguayo, saturado  de células stronistas , pareció despertarlo de un largo letargo que había embotado  su frágil conciencia social de pastor hacia sus rebaños más necesitados de pan y trabajo.

¿Y ahora, qué busca Lugo? Muchos se interrogan. Difícil develar, pero algo pudiera entreverse en rendijas estrechas de su accionar.

El cooperativismo del Siglo XXI había depositado también su esperanza en el proceso político encabezado por Lugo y también se desilusionó en desgajes lentos pero persistentes.

Ahora es tiempo de renovar  energías y de alzar nuevas esperanzas libertarias para un Paraguay  doliente y sufrido, sus hijos más consecuentes repiten al unísono aquello de “seremos una muralla”……..”Somos tu esperanza”.

¿Pero, dónde está la esperanza libertaria paraguaya?

De la sombra, de la muchedumbre, de la unión lenta se yergue el entusiasmo libertario, y desde el Movimiento Cooperativo del Siglo XXI estamos prestos, actuantes ya con nuestros modestos aportes porque sabemos que la base de una reforma agraria es cooperativa, sin la cual no será posible romper con el pasado vergonzante y caduco que frena el desarrollo económico-social.

La esperanza se renueva, se despereza  ya, sólo aguarda por nuestros esfuerzos. El temple legado por el Dr. Gaspar Rodríguez de Francia y los López a nuestra nacionalidad es nuestra carta mayor.

 ¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario