Sociopolítica

¿Pero esto qué es? ¿En qué país vivimos?

 Sí, esto es  más parecido a un patio de colegio. Cada uno a su aire.

España pasándolas canutas, sin un duro. ¿Según nos cuentan? Los parados, que sepamos, rondan los 5 millones. Nuestro gobierno, un tanto despistado, pues tomó el poder y se encontró con que “no todo el monte era orégano”, y que ante los anteriores gobiernos “Luis Candelas” a su lado era un pobre diablo; y a “ZP” en vez de “Pinocho” había que haberle llamado “Pinueve”…

Y ahora, el patio revuelto: los catalanes, como ya no son el partido que “partía el bacalao” cuando no había mayoría, pues a vueltas con la matraca del independentismo… Esa soberbia de sus gobernantes les puede truncar el futuro a muchos de sus ciudadanos. ¡Qué manía tenemos los españoles con continuar con los enfrentamientos  y las descalificaciones! Estamos en unos momentos delicadísimos, y claro, ahora es cuando hay que aprovecharse.

Al gobierno le crecen los enanos por todos lados fuera de España y no digamos dentro , que cuando más calmadas tenían que estar las cosas, peor nos lo ponemos entre todos: Huelga General, convocada por las que se suponen son las centrales sindicales que representan a la mayoría de los españoles (supongo que a los parados les dan apoyo y soluciones, porque no les veo yo por la labor), salen a la palestra los dos presidentes de los sindicatos, el que no sepa lo que son vería a dos personas aburguesadas y acomodadas, donde uno habla bien y el otro es un tanto zote y casquivano, pero de donde no hay, no se puede sacar. Alquilarán autobuses, se repartirán bocadillos y de esa manera, vendrá gente. Así hago yo también una huelga.

¡Otra vez con la Guerra Civil! Además hablan de ella, gente que, ni por asomo, la ha vivido y que cuando estaba Franco, eran unos críos. ¿Pero es que nunca vamos a dejar esto ya?  ¡que han pasado 70 años! Mira que cuando no hay argumentos, nos agarramos a esto, lo que es de descerebrados… ¡Qué ganas tenemos de recalentar el ambiente! Y no entiendo para qué.

Manifestaciones que acaban en reparto de bofetadas, donde ”los malos” siempre son las fuerzas del orden, siempre, qué casualidad. Etarras en el Gobierno Vasco; los medios de información que se encargan de dividirnos; debates donde sólo habla “gente cerril” que no es capaz de tener la mente abierta y ser auténticos demócratas; chorizos a punta-pala; enjuiciados por dar y recibir favores; y  la gente, harta de todo esto.

Están plagados los partidos de profesionales de la política  y hay pocos que asuman que están en donde están para representar a sus votantes, no como un puesto de trabajo.

Y mientras, nuestro Presidente del Gobierno y su equipo, prefiere callar y no entrar en polémica. Mi opinión es la contraria. Debería el Sr. Rajoy, de una vez por todas, dar un golpe en la mesa y decir: “Señores, a nosotros, les guste o no les guste, nos ha votado la mayoría y para ellos estamos gobernando. Vamos a Bruselas y nos tenemos que “bajar los pantalones” y no nos gusta, pero no hay más remedio, tenemos que subir impuestos y demás, porque nos dejaron las cosas en muy mala situación”.

Lo que no puede ser es que en España andemos como en un patio de colegio, que si huelga, que si la culpa es tuya o mía, me independizo, hablo mi idioma y no el castellano, corrupciones, etc.

Esto se acabó. Cuando las cosas mejoren, hablaremos de los problemas internos; pero, por ahora, aquí se hace lo que el gobierno decida porque para eso la mayoría le votó y, al que no le guste, que proponga alternativas, pero que deje de “dar por saco”, que hay gente con muchos problemas y necesita todos nuestros esfuerzos.

Ya sabéis la famosa frase: “El bienestar de la mayoría esta por encima del bienestar de un minoría”, así que: ¡Hala!, a currar y a dejarnos de revolver nuestro propio patio.

[youtube]http://youtu.be/SAfobv844Gw[/youtube]

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario