Sociopolítica

Defraudados, parados y desahuciados

No es asumible que superada la primera década del siglo XXI, sean los ciudadanos quienes financien con sus impuestos, los insultantes despilfarros de las distintas Administraciones. Repugna, por ejemplo, el comprobar las caravanas de vehículos oficiales, blindados y de gran cilindrada en los que se desplazan los cargos públicos, con sus respectivos chóferes, asistentes y personal de seguridad, así como también los derroches en viajes inútiles, banquetes, etc. Asistir a este circo de despropósitos y ver como la clase política continua dilapidando, es algo que atenta contra la ética y el más elemental sentido común.

La diferencia reside en que tiempo atrás, los casos de corrupción, al ser menos frecuentes, pasaban más desapercibidos, pero con la aparición de la crisis y la facilidad para enriquecerse ilícitamente, la nómina de sinvergüenzas ha crecido en progresión geométrica. Algunos solo aspiran a rapiñar ciertas cantidades y algún cohechito, pero otros gozan de una voracidad insaciable.

Unido a lo anterior y producto de la cuestionable gestión gubernamental, cabe destacar que la lacra del paro, a final del  pasado mes de octubre, se incrementó en 128.000 nuevos inscritos, lo que supuso la destrucción de 620.000 puestos de trabajo en los últimos 12 meses, duplicando los 305.000 del mismo periodo del año anterior, demostrándose palmariamente que el Ejecutivo no ha sido capaz de reducir el desempleo sino todo lo contrario.

Ante tal panorama y como quiera que las desgracias nunca vienen solas, hay que añadir la pesadilla de los desahucios que ya ha afectado a 400.000 familias y amenazando a otras 200.000. Es muy duro que un padre de familia pierda su puesto de trabajo, aguante unos meses percibiendo la prestación de desempleo y como premio reciba una notificación de desahucio y sin tener a quien recurrir; mayor amargura imposible.

Que los ciudadanos sean expulsados de sus hogares es un drama, pero que algunos hayan recurrido al suicidio por desesperación y que tal tragedia sea la que propicie que los políticos se reúnan y la Iglesia lo denuncie ahora  para buscar alternativas a que las familias no se vean en la calle es patético. Una vez más ha sido necesario que se produzcar muertes para reaccionar y tomar medidas, algo parecido al reciente fallecimiento de las cuatro jóvenes en el recinto Madrid Arena, para que se ordene revisar toda la legislación sobre seguridad y nivel de cunplimiento en este tipo de locales y no se contrate a presuntos facinerosos para la celebración de macrofiestas.

Nuevamente don Mariano ha pecado de pusilánime. En esta ocasión y ante el clamor social, nadie le habría criticado por hacer uso de su mayoría absoluta, ordenando hace tiempo la suspensión inmediata de los desahucios, y en paralelo la creación de una Comisión Parlamentaria con presencia de todos los partidos , para en el plazo más breve posible dar una solución legal a esta desgracia. Votantes, militantes y simpatizantes del PP quieren ver a su líder tomando decisiones y no eludiendo. En la reciente encuesta del CIS, con un 2,78 aparece como el líder peor valorado. Todos sabemos que las encuestas son cuestionables, pero también orientativas….Los españoles le están pidiendo modifique su estilo de gobernar, pero si no se decide, difícilmente podrá presidir una segunda legislatura…..¡¡Tiempo al tiempo!!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario