Sociopolítica

Huelga contra mí mismo

Disonancias, 16

Soy un profesional, un médico de prestigio, un abogado con clientela, un alto funcionario, un comerciante con el negocio saneado que no ha tenido que cerrar, un ejecutivo de una empresa solvente, un director de  oficina bancaria que realiza una buena gestión, un farmacéutico con oficina propia en un barrio muy poblado, un político de raza sentado en la poltrona durante decenios… soy, en definitiva, una persona de economía desahogada que se permite salir a cenar a restaurantes de lujo con los amigos casi todos los sábados, y a comer con la familia muchos domingos, que tiene un pequeño yate atracado en un puerto deportivo del Mediterráneo, muy próximo al lugar donde posee una segunda vivienda para las vacaciones, y que, siendo aficionado a la vida marítima, realiza al año al menos un crucero de alto standing. A veces, incluso, el tiempo de asueto le permite hacer algún viaje de ensueño por la lejana Asia o la fraterna América durante una o dos semanas.

Resido en una vivienda unifamiliar, bien comunicada con la ciudad, con un pequeño jardín privado y una piscina comunitaria que siempre está impecable porque tenemos contratado su mantenimiento con la empresa de un amigo que se esmera en ofrecernos un trato preferencial. En casa disponemos de tres baños completos y de un aseo al que se puede acceder desde el jardín. Entre el despacho y las habitaciones hay cinco ordenadores, uno fijo y cuatro portátiles, que ahora usamos poco porque cada uno de los miembros de la familia tiene su iPhone y su iPad. Hay también cuatro televisores, todos de plasma y uno de ellos, el del salón, con una pantalla de 56 pulgadas. Tenemos también varios móviles, unos de carácter privado y otros para atender asuntos del trabajo o de los negocios, que tampoco usamos mucho, pero mantenemos en servicio porque son necesarios. Me da cierto apuro citar el número de bombillas que hay en toda la casa, incluido el sótano con su bodega; un día las conté por curiosidad y me quedé pasmado. Cierto es que no todas se encienden al mismo tiempo, pero ahí están.

Añadiré que en el garaje de la vivienda tenemos dos vehículos y que en el parking de un centro comercial compramos hace años una plaza grande donde también tenemos otro vehículo, el más antiguo, un todoterreno que usamos de vez en cuando para excursiones familiares o personales por las zonas montañosas o los espacios rurales próximos a la ciudad.

No revelaré más detalles sobre mi vida, salvo uno: reflexionando sobre las circunstancias actuales que afectan a la mayor parte de los ciudadanos de este país y de este continente, he decidido iniciar dos cosas: primero una manifestación privada y luego una huelga parcial, pero indefinida, contra mí mismo y mi forma de vida.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario