Sociopolítica

El Tratado de París

El Tratado de París
El Tratado de París

El tema sobre la nulidad del tratado de París de 1898 firmado entre España y los Estados Unidos el 10 diciembre de 1898 se desconoce bastante en Europa, pero también en América Latina, un continente donde la historia continúa siendo un tema sensible, puesto que se encuentra vinculado estrechamente a los temas políticos y a las subvenciones de estado. Sin olvidar que un investigador demasiado curioso, puede correr riesgos todavía más importantes que el mero hecho de perder una subvención estatal. Tomemos el ejemplo del tema sobre las identidades nacionales, con frecuencia manipuladas, levanta pasiones irracionales que se terminan con frecuencia en psicodrama colectivo. En esas condiciones se hace muy difícil poder sacar adelante una investigación seria sobre un tema sensible. Por ejemplo el periodista Achim Lippold constata en un reciente artículo para RFI relacionado con el retrato en tres dimensiones del Libertador, presentado por Hugo Chávez lo siguiente “la representación de Simón Bolívar a cambiando bastante con el paso del tiempo. Los primeros retratos lo representaban todavía con rasgos europeos. Rasgos que fueron mestizándose hasta llegar a esta imagen numérica en la que se aprecia un Simón Bolívar bien criollo” Este es un ejemplo entre muchos. Las razones son numerosas, pero la descarada divinización de las figuras cimeras de los panteones criollos es sin dudas la más importante.

Precediendo los nombres propios se añaden epítetos sacados del santoral cristiano como “apóstol”. Es el caso de José Martí el patriota cubano que organizó la segunda guerra de independencia contra España en 1895 cuya purgada biografía permite hoy la exaltación del mito cuyo retrato se alza en todas las escuelas y se levanta en medio de la Plaza de la Revolución.

Los primeros a desarrollar argumentos para invalidar en Tratado de París fueron algunos abogados puertorriqueños como Pedro Albizu Campos y Eugenio M de Hostos, para este último, la cesión de la isla por España sin tomar en consideración la opinión de sus habitantes,- que a diferencia de los cubanos no estaban enfrascados en una guerra civil contra la Metrópoli y por lo tanto no tuvieron nada que ver con lo sucedido-, fue simplemente un acto ilegal; por esa razón fundó el 2 de agosto de 1898 la Liga de Patriotas Puertorriqueños, un partido que tenía como objetivo el de “volver a poner dentro del Derecho a nuestra Madre Isla” cinco meses antes de que se conocieran los términos exactos del tratado.

En la actualidad se abren nuevas pistas que abren la vía a una solución más equilibrada para los antiguos Territorios de Ultramar españoles. Primero porque la situación político administrativa de Puesto Rico no ha sido resuelta convenientemente, por otro lado, Cuba se enfrenta sin éxitos aparentes a una reactualización de su modelo socialista. Esta crisis institucional ha provocado que cerca de 300 mil cubanos, cinco porciento de su población- se acoja a la Ley de Abuelos o de la Memoria Histórica, convirtiéndose en nuevos súbditos del Rey de España.

Por último, la situación geopolítica global ha cambiado, como lo comentaba Eric Hobsbawm en su artículo ¿Adónde van los Estados Unidos? “la situación mundial actual no tiene precedentes. Los antiguos grandes imperios tienen pocas cosas en común con el actual Imperio Americano” que desde principios del siglo XXI tiene puestas las miras sobre el mundo, América sabiéndoles a poco. Estos tres elementos abren quizás la vía a la expresión soberana de esos pueblos que desde hace 115 años nunca fueron consultados sobre sus destinos. Va siendo hora de hacer alguna cosa.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario