Sociopolítica

Artur Mas: sueños de independencia de Cataluña

Artur Mas: sueños de independencia de Cataluña

Posiblemente, la convocatoria y celebración de elecciones autonómicas en Cataluña en el ecuador de la legislatura, pase a los anales de la historia de España, como una de las mayores imbecilidades cometidas por un presidente de Comunidad. Tal despropósito fue materializado por Arturo Mas, entendiendo que los electores acudirían a votar masivamente a CiU y alcanzar la “mayoría de las mayorías” que facilitaría el camino para conseguir la anhelada independencia, cuando en realidad, todo su mérito, ha consistido en ser dejado en el mayor de los ridículos por sus propios electores, con unos resultados que le proporcionarán figurar en todas las enciclopedias por su tremendo descalabro electoral. Es menester recordar que el iluminado Mas no se conformaba con la mayoría absoluta (la mitad más uno), sino que demandaba una “mayoría excepcional”…

Para cosechar tan espectacular resultado, eso que en política se define como “barrer” al contrario o contrarios, tras el éxito de asistencia obtenido en “La Diada” y la colaboración prácticamente de todos los medios de comunicación catalanes, debidamente subvencionados económicamente por la Generalidad, ahora se demuestra que le han prestado un flaco favor a la sociedad catalana, contándoles la idiotez de que estas elecciones adquirirían el carácter de históricas para CiU y la posterior obtención de la independencia de Cataluña. Proclamas difundidas entre otros medios por La Vanguardia y TV3, en apoyo de la consulta para romper los vínculos con la España que les roba.

Dada la complejidad de los resultados electorales comparativamente con los obtenidos en los comicios del 2010, con el fracaso de CiU, desplome del PSOE, gran incremento de ERC, etc. En principio parece necesaria la alianza de CiU con otro partido para lograr la mayoría absoluta y poder gobernar; pacto que se presume plagado de problemas y dificultades por las diferencias ideológicas y de todo tipo que separan a las distintas formaciones. Lo único que si parece más claro es que en caso de llegarse a un acuerdo CiU-ERC y retomarse la iniciativa independentista, algo seguro, el protagonismo correría a cargo de ERC indiscutiblemente, reclamando igualmente la desaparición de ajustes y recortes…

Un político como Mas, que ha generado tal estado de crispación, con la consiguiente pérdida de prestigio, tiempo y dinero de los contribuyentes, tras haber sido castigado y rechazado por las urnas, aunque solo fuese por dignidad, lo suyo sería presentar la dimisión y abandonar la política, lo cual no va a ocurrir al haber anunciado, vergonzosamente, que tienen previsto continuar en la presidencia de la Generalidad los cuatro años de la legislatura que le conceden los 50 escaños. En su descargo cabría aludir que cuando convocó elecciones, su equipo de espabilados asesores calculaba superar holgadamente la mayoría absoluta de 68 escaños, dándose la circunstancia que las encuestas manejadas por CiU, le otorgaban entre 72-74 dos semanas antes de las elecciones. Al parecer, al responsable de encuestas del partido ya le han dado la cuenta, cuando el pobre, quizá lo único que pretendía era agradar al ego de su jefe

En fin don Arturo, sus sueños de independencia, clara disculpa para garantizarse otros cuatro años en el cargo, se han convertido de una pesadilla que le amargará la existencia el resto de su vida. Los ciudadanos le han asestado un duro golpe como castigo a su soberbia, colocándolo en el sitio que le corresponde por pura lógica y quizá, porque no decirlo, sintiendo cierto cansancio en torno a esa presunta corrupción de la que tanto se habla hace muchos años, y que algún día no demasiado lejano acabe descubriéndose si efectivamente hay algo de cierto en ello….

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario