Karma

Triste noviembre

Triste noviembre
Se agota noviembre y me invade una sensación de alivio, una extraña satisfacción por dejar atrás un sendero inhóspito.

Siempre me ha parecido un mes anodino y sin relieve, que nace dando culto a los santos y los muertos (¿será lo mismo?) y termina con el relevo al último mes del año.

Pero más que por él en sí, mi desánimo proviene de las circunstancias que han confluido en este dichoso mes, tan desagradable. Aparte de las lluvias y el frío, noviembre se ha acompañado, exacerbándolos, de la amargura de los desahuciados, la angustia de los parados, el desconsuelo de los funcionarios y la pena de los sacrificados en nombre de la economía y el mercado.

Se ha teñido de un gris mugriento que es la tonalidad anímica de los que se sienten aplastados y vilipendiados por una política que atiende antes a los intereses del capital que el de las personas, aunque se esgrima que ello obedece a la prosperidad y el bienestar de todos. Grandes palabras que camuflan enormes mentiras.

Salir del negro pozo de noviembre es, al menos, no hundirse en él, escapar de su espanto para respirar un soplo de esperanza, atisbar el leve resplandor que ilumina alguna escapatoria y olvidar tanta tristeza. De ahí ese alivio que me invade al agotar este mes. ¡Aleluya!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario