Sociopolítica

2013: discurso real y expectativas

La actitud despectiva de Arturo Mas con relación al mensaje navideño del Rey, no es falta de clase, sino simplemente ausencia de la misma. Su impostura, muy propia de personas con escasos recursos, encaja perfectamente con las idioteces que cíclicamente nos regala este personaje.

Partiendo del cinismo de su afirmación al alegar que EL proyecto de ruptura “no tiene nada que ver con dividir, sino con sumar”, demuestra hacer uso de la vieja “política de hechos consumados”. Pretender vender moderación cuando sabe, aunque no lo pueda reconocer, que su planteamiento secesionista de romper el país, jamás podrá prosperar, y mucho menos de la mano de ERC con el orondo Junqueras a la cabeza, constituye una ofensa a la ciudadania

El discurso de don Juan Carlos, con la menor audiencia desde hace quince años, fue percibido con más pena que gloria. El contenido, algo blandito en alusiones a Cataluña, dió la impresión de estar mas influido por Moncloa que en casos anteriores. De acuerdo con que el Rey reina pero no gobierna, aunque quizá, en esta ocasión, su Majestad se pasó de prudente dado que su parlamento había concitado mayores expectativas, motivado por las ínfulas independentistas de CiU y ERC y entenderse que el Rey lo es de España y de todos los españoles entre los cuales se encuentran los catalanes. El pasado año, cuando el Monarca pronunció la frase de que “todos somos iguales ante la justicia”, en clara alusión a su yerno Urdangarin , sumó muchos puntos, los mismos que perdió esta Nochebuena.

Tanto el PP como el PSOE, optaron por la moderación a la hora de glosar la alocución real, si bien se esperaba por parte de los populares algo menos de prudencia, en base a los preocupantes momentos que estamos viviendo. Resulta muy complejo diferenciar entre lo que le interesa al país y lo demandado por los ciudadanos, pero el establecer esa frontera es árdua tarea y complacer a todos más difícil todavía.

Para una considerable mayoría de españoles, el discurso del Rey resultó demasiado Light. Que mencione el paro y se refiera a la crisis económica, resulta totalmente normal, pero…¿que menos que hacer alguna alusión a la indisoluble unidad de España como Jefe de Estado? En el fondo es lo que han reflejado multitud de comentarios en las redes sociales ignorados más de lo debido por montones de consejeros y asesores, a sabiendas que nadie mejor que “la red” define el sentimiento de una gran parte de la sociedad española.

Es cierto que cada vez el discurso real ha ido perdiendo interés y motivación. El Soberano, sentado o de pie y apoyado en la mesa de su despacho, ya no comunica como antes y en esta ocasión no se lució precisamente. Todo el empeño se nos va apelando a la unidad de fuerzas cuando aquí los pactos se interpretan como cesiones al contrario. Hablar de perseguir el bien común es una utopia muy alejada de la realidad que vivimos. Por desgracia, el actual Gobierno, parco en expectativas, nada ofrece ni dispone de iniciativas que proporcionen una salida medianamente airosa de la crisis. Todo el año 2012, escuchando el mantra de “la maldita herencia recibida de los socialistas” ya aburre a las centollas. En efecto podrán tener una gran parta de culpa y ellos mismos han reconicido varios de sus errores pero España precisa algo más que promesas e incumplimientos programáticos. Contarnos a lo largo del 2013 nuevamente lo del futuro mejor, pero a base de toneladas de paciencia y sufrimiento, muchos se temen y con razón que ya no servirá y no les falta razón.

Espabile don Mariano. Posiblemente su Gabinete ya necesite una remodelación. Seria infinitamente mas necesaria una verdadera Ley de Huelga para terminar con todas las tropelias que se estan comentiendo actualmente que seguir asfixiando a los ciudadanos con más impuestos, como por ejemplo el Sr. Gallarón con su nueva Ley de Tasas. ¿Será por fin el año 2013 el de la auténtica y necesitada reforma de la Administración? ¿En que quedó la famosa Ley de Emprendedores? Necesitamos creer en algo y en alguien. Dias atrás se escuchaba en Málaga a un vendedor de la ONCE pregonando lo siguiente ¡¡PARA HOY, PARA HOY, QUE DE ESTO NO COME RAJOY!!

Como dirían los cursis, “seguimos moviéndonos en un discurso de perfil bajo y sin vincular sinergias”. Disculpen, pero….¡¡Hay que joderse!!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario