Karma

La honradez

La senda de los justos es como la luz del alba,

que va en aumento hasta llegar a pleno día.

Pero el camino del injusto es como tinieblas,

no sabe dónde ha tropezado.

Atiende a mis palabras,

inclina tu oído a mis razones.

No las apartes de tus ojos,

guárdalas dentro de tu corazón.

Porque son vida para los que las encuentran,

y curación para toda carne.

Por encima de todo, guarda tu corazón,

porque de él brotan las fuentes de la vida.

Aparta de ti la falsía de la boca
y el enredo de los labios arrójalo de ti.

Miren de frente tus ojos,

tus párpados derechos a lo que está ante ti.

Tantea bien el sendero de tus pies

y sean firmes tus caminos.

 

Proverbios (4, 18-28)

 

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario