¿Qué nos dirán el día después?

0
104

Pues si , no dejo de pensar qué nos van a decir, si es que tienen la jeta de decir algo; el día después de que legalicen las  drogas.

Cuando el genocidio de la legalización se haya iniciado será cuando los progres, los pseudo progres, los vendidos , los comprados, los farsantes y toda la caterva empezaran a frotarse las manos con el característico gesto codicioso del que ha conseguido su objetivo. Después intentaran vendernos que lo que hicieron era lo correcto, lo que se necesitaba para solucionar toda una serie de problemas endémicos en partes del mundo, como  los EEUU. Convertirán la endemia en pandemia, sin posibilidad de retroceso. Proliferarán como setas las clínicas de lujo para que se desintoxiquen los hijos de los poderosos, por que los hijos de los demás solo podrán acceder por riguroso turno al redil donde los confinen.  Y nos seguirán diciendo que hicieron lo mejor para la humanidad. Ellos, los mismos que tienen la culpa de que la humanidad esté patas arriba, esperarán que los aplaudamos.

Esperaran que sumemos nuestros aplausos a los de la corte de farsantes que los jalean; esos pseudo progres que se venden por latillas sin valor y que, como perros dóciles, se contentan con que los poderosos – sus amos- los acaricien detrás de la oreja con sus sucios dedos  manchados de codicia y que tantas penurias y miseria humanas han causado. Moverán dóciles sus colas y se tirarán al suelo a dormitar mientras los señores feudales -feudales, sí, porque son dueños de vidas y haciendas- entran en sus mansiones.

El discurso de estos sátrapas será corto. Por que  aunque traten desde sus satrapías de convencer al lacerado mundo de que ellos obraron bien, ya, no los va a creer nadie.

Bajo los cadáveres de las innumerables víctimas que quedarán en el camino, empezará a crecer una raza nueva, que casi a modo de fauna cadavérica se sobrepondrá. Nadie había reparado en ellos. Eran muy pocos, pero suficientes para decirles a voz en grito que los genocidios no pueden quedar impunes. Que ese mundo, que ellos decían que habían remediado, sigue pasando hambre. Que  continúan con sus corruptelas, sus desequilibrios sociales, sus abusos y su hambruna.

Porque ellos, con sus soluciones, lo que han conseguido es llenar las calles de indigentes, los parques de zombis, las prisiones de reclusos. Los cementerios con sus cadáveres hacinados, no tienen sitio para albergar mas podredumbre humana.

La familia, célula indispensable de un tejido social sano, hace tiempo que ha desaparecido. Los frenopáticos no pueden admitir ya a más enfermos mentales.

Ahí tenéis vuestra gran obra, padres de la humanidad.

No escuchan, están ciegos de codicia y sólo piensan cómo van a superar las ciento setenta toneladas de cocaína que el pasado año vendieron a EEUU o las ciento veintitrés que consiguieron colocar en la vieja Europa.

Están ciegos y sordos de avaricia y  ahítos de poder . Sólo piensan en producir más droga y dónde venderla; pero en su libre mercado, pronto no habrá ni quien compre. El drama continuará. Y ellos gordos, y enfisematosos, terminaran por ahogarse en sus propias deyecciones.

Murieron, pero se llevaron con ellos cualquier atisbo de esperanza de futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here