Sociopolítica

Infame viaje a Cataluña

¿A santo de qué vino el viaje a Cataluña del príncipe de Asturias y del Presidente del Gobierno, para inaugurar un nuevo tramo de 131 km de recorrido del AVE? Con que se hubiese desplazado la Ministra de Fomento, habría sido más que suficiente.

Tal como era de esperar, el Presidente de la Generalidad, Arturo Mas, una vez más protagonizó la nota discordante y fea con su alarde de falta de educación y ausencia de clase. Lo que resultó incomprensible fue la asistencia de Don Felipe, cuando días atrás, se ofendió descaradamente a su padre, Don Juan Carlos, dado que en el salón donde se celebró la toma de posesión del citado Mas, taparon el cuadro del Monarca con un crespón negro, para impedir su visión, como si fuera un desdoro para los asistentes entre los cuales, lógicamente, se encontraban dignos representantes de ERC y evitar que fuera filmado y fotografiado por los medios.

Tan infamante decisión, no solo agravió al Jefe del Estado, sino al conjunto los españoles ya que a todos representa, incluidos los catalanes. Nadie puede entender a que obedece el someter al Rey a semejante humillación por parte de un político que se jacta de seguir adelante con su proyecto independentista para Cataluña y con el dinero de los españoles.

Si tanto el presidente Rajoy como el príncipe Felipe han soportado las barbaridades y despropósitos de este soberbio reyezuelo, serán muchos los que pensarán que el Estado está en deuda con este desastroso político y nulo gestor económico, cuando nuestras más altas jerarquías se someten a los desprecios de este personaje, dedicado a ofender e insultar con sus mentiras. Continuar permitiéndole que siga con tales fantasías, en nada nos beneficia como ciudadanos y mucho menos como país democrático ante el resto del mundo.

Una vez más, el presidente catalán en su discurso, volvió a pronunciar las mismas falacias de siempre, con la esperanza de que de tanto repetirlas, terminen siendo creídas, como aquello de que Cataluña es la comunidad que más aporta a España, etc. y mientras el Gobierno de la Nación, haciendo gala de su peculiar tancredismo arriolano y un papanatismo que nadie comprende ni comparte, salvándole de la quiebra, pagando sus deudas, nóminas de funcionarios y hasta los intereses de sus eufemísticos “bonos patrióticos” y todo ello aderezado con el insufrible victimismo de Mas, cuya única pretensión consiste en mantenerse en el poder, tratando de blindarse ante la aparición de males mayores que pueda depararle el incierto futuro…

La figura del Rey, enfermo y algo abotargado el pobre, negándose incomprensiblemente a abdicar en su hijo, y con todo lo que se le viene encima, comenzando por el próximo juicio de su yerno Urdangarín, se está deteriorando en exceso y repercutiendo en la Casa Real. Por mucho que se empeñase en hacer las cosas lo mejor posible el veterano periodista Jesús Hermida, en la reciente entrevista al Monarca, celebrada en TVE, con tanto gesto y reverencias, terminó ridiculizándolo y ridiculizándose. Alguien debió evitar esta grotesca representación.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario